LA REFORMA DEL ESCUDO Y SÍMBOLOS DE LA CIUDAD DE SEVILLA

El pasado día 24 el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó el inicio del expediente administrativo destinado a aprobar el escudo de la ciudad e inscribirlo oficialmente en el Registro de Símbolos de las Entidades Locales de Andalucía. Este acuerdo puede significar el cierre de un largo proceso, iniciado en 1997 con la moción presentada por Izquierda Unida en el Pleno de 31 de julio de 1997, que destacó la inexistencia de elementos de identidad corporativa claros, definidos y comunes en todos los servicios, órganos autónomos y empresas municipales del Ayuntamiento de Sevilla.

La moción mencionada produjo el siguiente acuerdo del Pleno: “Que por la Alcaldía se encargue un estudio sobre los símbolos de identidad de los distintos órganos municipales para su consideración por el Gobierno Municipal para, a continuación, adoptar las disposiciones que, en su caso, se estimen necesarias”. En consecuencia, la alcaldesa Dª Soledad Becerril Bustamante, mediante la resolución 6763 de 29 de octubre de 1997, y previo informe de la dirección del Archivo Municipal, nombró una comisión de expertos formada por Dª Enriqueta Vila Vilar, académica de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras; D. Manuel González Jiménez, Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla; D. Faustino Menéndez Pidal de Navascués, académico de la Real Academia de la Historia y vicepresidente de la Academia Internacional de Heráldica; D. Ignacio Medina Fernández de Córdoba, duque de Segorbe, experto en conservación y restauración del Patrimonio Artístico; D. José Contreras Rodríguez-Jurado, director de la Casa Consistorial; D. Mauricio Domínguez y Domínguez-Adame, jefe de Protocolo del Ayuntamiento de Sevilla, y D. Marcos Fernández Gómez, director del Archivo Municipal de Sevilla. A pesar de lo avanzado de sus trabajos y conclusiones, esta comisión no pudo trasladar sus propuestas a la Alcaldía.

ESCUDO

El siguiente paso fue la resolución 945 de 5 de junio de 2013 del alcalde D. Juan Ignacio Zoido Álvarez, manteniendo idéntico espíritu al de la resolución anterior, nombró una nueva comisión de expertos formada por Dª. Isabel León Borrero, marquesa de Méritos, presidenta de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla; D. Manuel Romero Tallafigo, catedrático de Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universidad de Sevilla; D. Mauricio Domínguez y Domínguez-Adame, ex jefe del Servicio de Protocolo del Ayuntamiento de Sevilla; D. Marcos Fernández Gómez, jefe del Servicio de Archivo, Hemeroteca y Publicaciones del ICAS del Ayuntamiento de Sevilla; D. Francisco José Martínez Yuste, director general del Protocolo y Casa Consistorial del Ayuntamiento de Sevilla y D. Luis Enrique Flores Domínguez, secretario general del Ayuntamiento de Sevilla (que delegó en Adela de Juan López, jefa del Servicio de Planes y Proyectos del Ayuntamiento de Sevilla). En esta segunda ocasión la comisión, que contó con la gran ayuda de Fernando Rodríguez Ruso, director gráfico del Gabinete de Comunicación del Ayuntamiento de Sevilla, concluyó sus trabajos con un dictamen consensuado entre los miembros de la Comisión y una propuesta concreta de diseño del escudo, acompañada de su formulación heráldica. Ambas se reproducen al final de este artículo. Si bien en 2013 la propuesta no llegó a presentarse en el Pleno, tres años más tarde, en 2016, el actual alcalde, D. Juan Espadas Cejas, consideró oportuno culminar este largo proceso, que otras ciudades españolas resolvieron en fechas anteriores. A partir del acuerdo municipal de 24 de diciembre se iniciará una nueva fase de información pública y, en su caso, remisión del expediente a la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía para su aprobación definitiva.

Como reflexión final conviene indicar que en esta larga operación no se ha pretendido en ningún momento inventar algo nuevo, utilizando signos y significados actuales, sino recuperar la capacidad de comunicación de una iconografía muy valiosa y con una tradición de siglos, como puede documentarse ampliamente en las fuentes documentales del Archivo Municipal. Esta iconografía sin lugar a dudas constituye un activo muy importante para una ciudad cuyo patrimonio histórico es una de las principales señas de identidad, que recibe muchos beneficios por esta circunstancia. En todo caso hay una evidencia incontestable: el actual escudo del Ayuntamiento está claro que debe reformarse y depurarse por ser confuso, abigarrado e incorrecto. En el Ayuntamiento de Sevilla, a mediados del siglo XX, pensaron erróneamente que un escudo lleno de muchos elementos y adornos, hasta el extremo de que apenas se distingue nada con claridad, sería una forma de honrar y engrandecer a la ciudad. Las comisiones, en cambio, han optado por la aplicación de una norma básica de la heráldica: en estas cuestiones lo fundamental no es decir mucho sino decir solo lo importante y con los elementos más expresivos. En el caso sevillano hay pocas dudas: la esencia del escudo son dos únicos elementos, los dos de gran riqueza iconográfica: la escena de San Fernando flanqueado por San Isidoro y San Leandro y el nomadejado.

Marcos Fernández Gómez

Jefe del Servicio de Archivo, Hemeroteca y Publicaciones

ICAS-AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Acciones de Documento