(02/08/2017) La nueva política cultural del Ayuntamiento basada en la participación, la descentralización y la importancia de los procesos sitúa a la ciudad en el mapa nacional como ejemplo de buenas prácticas

El trabajo de estos dos años con el sector para la elaboración de un Plan Director e iniciativas pioneras como Luces de Barrio o Bailar mi Barrio -reconocidas a nivel nacional e internacional- forman parte de esta nueva forma de hacer política cultural que pone da protagonismo a los profesionales y a la ciudadanía. El ICAS ha desarrollado de manera pionera un Banco de proyectos a cuya convocatoria han concurrido 150 de los que se han seleccionado un total de 30. Con esta iniciativa, abierta a proyectos de cualquier disciplina artística, el Ayuntamiento ha querido poner el foco en la importancia de los procesos de creación y dar un paso más allá de la cesión de espacios para residencias artísticas.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz ha presentado hoy el resultado de los trabajos realizados a lo largo de los dos años de mandato en materia cultural –una senda que seguirá en los próximos dos años- y que han dado como resultado una transformación “de 180 grados” en las políticas culturales de la ciudad con la puesta en marcha como iniciativa pionera de un banco de proyectos de ICAS y con nuevas medidas dentro de los programas de artes escénicas y música del Ayuntamiento como resultado de las Jornadas de Participación realizadas por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla en el pasado mes de Junio.

Ambas propuestas forman parte de todo un calendario de hitos de dos años trabajando la cultura desde un nuevo modelo, ha señalado el delegado. “Dos años de trabajo desde una perspectiva participativa y descentralizada capaz de mirar más allá de la exhibición, capaz de poner el foco en los procesos y la creación”, ha añadido Muñoz. Se trata, así, de una política cultural que entiende que su mayor activo es el propio sector, la cultura de base, y la ciudadanía. En definitiva, una política cultural que mira más allá de las grandes infraestructuras para centrarse en la escala humana de las cosas, una política cultural pensada por y para los propios creadores y profesionales de la cultura y los ciudadanos.

 “Es importante que los gobiernos no solo nos preocupemos de la agenda cultural sino que es doblemente importante ayudar a los procesos de creación y producción, lo que es un giro de 180º con respecto a lo que ocurría en Sevilla con anterioridad”, ha señalado el delegado, quien también ha apuntado que este Gobierno “quiere estar en la ecuación de cualquier creador de la ciudad y vea al departamento de cultural como un aliado, algo que históricamente no se ha dado”.

DOS AÑOS DE UNA NUEVA POLÍTICA CULTURAL: PENSAR LA CULTURA DESDE LA ESCALA HUMANA

Un equipo expandido: una Política Cultural Construida con el sector

Hace ahora dos años, el Ayuntamiento de Sevilla se planteó el reto de desarrollar un Plan director que guiara la política cultural de la ciudad contando con el propio sector cultural y teniendo en cuenta sus necesidades uniendo el trabajo y la experiencia de los responsables de la delegación de Cultura, de los técnicos del ICAS y de más de 150 profesionales del sector cultural local. Desde entonces hasta ahora la participación activa de todos ellos en las políticas culturales de la ciudad ha sido continua y El Plan Director es hoy día un documento vivo, en continuo enriquecimiento y transformación gracias al trabajo conjunto de gran cantidad de profesionales sevillanos. “Hemos elaborado el mejor plan director para Sevill posible, porque no lo realizó ninguna consultora ni institución, sino que lo hicieron 150 actores del mundo cultural de la ciudad, por lo que fue un proceso participativo y eso es garantía de dar en el blanco de la diana”, ha señalado Antonio Muñoz.

En este sentido, el delegado ha destacado que este plan “ha servido para reorientar la políticas de subvenciones, para incorporar algunos ámbitos que no estaban presentes pero que forman parte del engranaje cultural de la ciudad, como galerías de arte o librerías”.

Tras el primer documento fruto de ese trabajo conjunto con más de 150 profesionales del sector del ámbito público y privado, se realizaron en abril de 2016 unas primeras Jornadas de Reflexión y Contraste Públicas de ese primer Plan Director con una participación de más de 200 profesionales de la ciudad a los que se sumaron más de una veintena de expertos nacionales de referencia. A partir de esas jornadas, el equipo de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla trabajando ha seguido trabajando y manteniendo el contacto con los agentes culturales mediante reuniones sectoriales, cuyos principales resultados han sido:

 -La revisión de las órdenes de subvenciones del ICAS mediante un proceso de revisión y contraste de las anteriores convocatorias para atender a las necesidades de las diferentes áreas del sector cultural.

 - La elaboración de un mapa de iniciativas y proyectos culturales de la ciudad con el objetivo de visibilizar y organizar todo el calendario anual, incluyendo un mapa del sector editorial y librero y de las galerías de arte que no estaban identificadas en su totalidad.

 - Potenciación y facilitación del trabajo conjunto del propio sector en asociaciones por áreas como fruto de la apertura por parte del ICAS de canales efectivos de escucha y participación a lo largo de estos dos años. En este proceso de trabajo bidireccional han surgido nuevas asociaciones como la de galerías de Sevilla y el sector de la música, muy atomizado, está también empezando a organizarse para facilitar la interlocución con el ICAS y buscar objetivos comunes. Junto a ello, se ha dado un paso más poniendo en marcha la constitución del consejo de las Artes Escénicas y la Música, así como el de las Artes Visuales con representantes de los creadores, los críticos, las galerías y la Universidad. Además, entidades públicas y privadas están trabajando codo con codo en la creación de un Plan de fomento de la lectura con presupuesto público propio.

Estas reuniones sectoriales han generado a su vez el pasado junio unas nuevas Jornadas Participativas organizadas por ICAS a modo de mesas de trabajo en torno a las artes escénicas y la música. A partir de estas Jornadas se han incorporado nuevas medidas y acciones al Plan Director de Políticas Culturales del Ayuntamiento de Sevilla. Entre ellas destacan:

- La creación de un observatorio de la Cultura en coordinación con la Universidad.

- La organización de unas jornadas informativas sobre el Estatuto del Trabajador de la Cultura, ya que, aunque no es competencia local, sí que existe una preocupación generalizada en los profesionales de la ciudad por su situación laboral.

- La potenciación de una red de intercambio internacional. Desde el ICAS se trabajará en dos sentidos. Por una parte, se generarán espacios de encuentro entre los profesionales locales y aquellos de nos visitan con motivo de la rica programación cultural de la ciudad. Por otra, se reforzarán los lazos con espacios, programas y festivales de otras ciudades a través del trabajo dentro de la Red de Ciudades Creativas de la Unesco, potenciando la distinción de Sevilla como Ciudad Creativa de la Música.

- La creación de un circuito de residencias artísticas en los centros cívicos y espacios culturales del ICAS, centrando los esfuerzos en que los espacios públicos sean más que lugares de exhibición y concibiéndolos también como centros de creación y producción. El Banco de Proyectos que acabamos de poner en marcha el Instituto de la Cultura y las Artes del Ayuntamiento de Sevilla responde a esta necesidad y demanda del sector.

El resultado de este trabajo continuo de transformación de la política cultural de la ciudad un Plan Director fruto del trabajo de muchos profesionales pensando y construyendo juntos lo que quieren que sea la cultura de la ciudad, algo que supone un giro radical en la manera de entender la política por parte del Ayuntamiento de Sevilla que seguirá trabajando en los próximos dos años para que este Plan Director siga transformándose, enriqueciéndose y creciendo siempre fiel a los objetivos y principios que conjuntamente con el sector se ha marcado el Área de Cultura al comienzo de este proceso y de la legislatura:

- Garantizar el acceso a la cultura como bien común y promover la participación de la ciudadanía en cuestiones relacionadas con la cultura.

- Apoyar el tejido cultural mediante la detección de necesidades y la implementación de políticas culturales favorables.

-Reforzar la estrategia de comunicación del ICAS para dar apoyo al sector cultural y visibilizar la oferta cultural al ciudadano.

-Transformar el modelo de gestión: ser más eficientes y transparentes, mejorando la gestión y los procesos administrativos.

-Fomentar la implicación del personal con los objetivos del ICAS a través de mecanismos de comunicación y participación internos.

- Liderar las estrategias culturales de la ciudad promoviendo la colaboración interinstitucional y posicionándola en el ámbito nacional e internacional.

Revisión del modelo del Instituto de las Artes y la Cultura del Ayuntamiento de Sevilla.

Aunque la implementación de herramientas participativas y de escucha activa, la apertura de canales de interlocución continua con el sector y la concepción de ICAS como servicio público al sector cultural y a la ciudadanía ya suponen un cambio en el propio concepto de la Institución, el Ayuntamiento desde su área de Cultura quiere dar un paso más y afrontar una revisión del propio modelo de gestión del Instituto de las Artes y la Cultura de Sevilla. Para ello, ya se está trabajando en una licitación pública que tendrá como objetivo analizar la figura jurídica del ICAS y plantear cuáles deben ser sus competencias y hacía dónde debe dirigirse, teniendo en cuenta el contexto y la situación actual. Una situación en la que no solo se ha incorporado al sector en las políticas culturales de la ciudad sino que en la que se ha incrementado y descentralizado considerablemente la oferta para la ciudadanía.

“Hay que realizar un chequeo del instrumento que tenemos, el ICAS, un ente público empresarial y que jamás se ha revisado sobre su utilidad. Si queremos colonizar, en el buen sentido, y que la cultura en la ciudad sea algo más que una programación en sus disintos espacios es necesaria una reconversión radical”, ha señalado Muñoz. A su vez, el delegado ha apuntado que “estamos en este momento en el análisis de ver en qué convertimos el ICAS porque se demuestra que es necesario el cambio radical, no vale poner una tirita”.

Esta nueva manera de hacer cultura que viene desarrollando el Ayuntamiento desde hace dos años debe gestionarse desde una entidad capaz de sostenerla e impulsarla. La organización y titularidad del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla no se cuestiona desde su constitución y uno de los objetivos de esta legislatura es afrontar esa revisión y sentar las bases para un modelo de gestión más eficaz capaz de responder a las necesidades actuales de la propia delegación, del sector y de la ciudadanía.

Los espacios públicos como espacios vivos, no solo de exhibición sino también de creación y producción.

Las infraestructuras deben pensarse y, así se está haciendo desde el ICAS, como espacios vivos y sostenibles para el uso y el disfrute de las personas. El Ayuntamiento de Sevilla está poniendo la mirada no solo en los resultados, sino también en los procesos, trasformando los espacios públicos en lugares a los que no solo se va a mirar, sino también a crear, a producir, a participar de ellos de ellos. Desde el ICAS se está trabajando en la sostenibilidad de las infraestructuras, en sus contenidos, en los recursos humanos y en su relación con el entorno y los ciudadanos. En este sentido son varias las líneas de actuación:

- La puesta en marcha, por primera vez, de un Banco de Proyectos cuya convocatoria pública se abrió el pasado 26 de mayo. Con esta iniciativa, abierta a proyectos de cualquier disciplina artística, el Ayuntamiento ha querido poner el foco en la importancia de los procesos de creación y dar un paso más allá de la cesión de espacios para residencias artísticas, como ya se viene haciendo en el Centro de las Artes de Sevilla, pero también, desde comienzos de la legislatura, en el Espacio Turina. Se incorpora ahora a esta red de espacios para residencias, fruto del Banco de Proyectos, a Factoría Cultural y al Espacio Santa Clara y se ofrece apoyo económico a los proyectos e incorporación a la programación del propio ICAS a través de sus diferentes programas. La convocatoria ha sido un éxito con más de 150 propuestas de creadores sevillanos recibidas y 30 de ellas forman parte ya del Banco de proyectos de ICAS y recibirán su apoyo. La intención es que sea una convocatoria anual y que en el 2018 se puedan incorporar nuevos proyectos al catálogo.

· La activación de Factoría Cultural. Está previsto un concurso público de mediación cultural para este espacio que se licitará en septiembre puesto que esta infraestructura debe concebirse y desarrollarse a partir de la relación con su entorno, con los vecinos y vecinas y con las asociaciones que están trabajando en el Polígono Sur. Por ello, será en este trabajo de mediación en el que se defina el modelo de gobierno de Factoría Cultural con la participación de los vecinos y vecinas del barrio.

· La concesión de cesiones de los espacios con tasas por el uso privativo, ajeno al orden cultural, para hacer rentables y sostenibles espacios con costes muy altos que se encuentran en desuso desde la anterior legislatura.

· Fomentar la relación con la ciudadanía, con el público. Junto a las “estrategias de formación y educación de nuevos públicos” puestas en marcha en determinados proyectos e iniciativas como el Big Bang, la ludoteca de la Bienal de Flamenco; las jornadas Te veo, que indagan en la utilidad de las Artes Escénicas al servicio de la población infantil y adolescente, es objetivo de ICAS potenciar este tipo de actividades también en los espacios públicos. El Espacio Turina ha sido pionero en este sentido a lo largo del último año en la incorporación de actividades familiares y educativas y ya se están preparando nuevas iniciativas para el resto de espacios que se implementarán en la siguiente temporada con el objetivo de que los ciudadanos tengan una participación más activa en estos espacios, que sean más que meros espectadores.

Sevilla como referencia cultural en el territorio nacional e internacional.

Esta nueva forma de entender la cultura y las políticas culturales del Ayuntamiento de Sevilla a lo largo de esta legislatura, la puesta en marcha de iniciativas pioneras en cuanto a participación activa de la ciudadanía en los proyectos culturales, la creación de redes con otras instituciones y entidades nacionales e internacionales y el trabajo conjunto con Hábitat Urbano y Turismo facilitado por la constitución de un Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo han hecho posicionarse a la ciudad en el ámbito nacional e internacional en tres sentidos fundamentalmente:

- Revalorizando la oferta cultural de la ciudad de la mano de Turismo a través de la ordenación y visibilización de la misma en los programas: + Cultura en Primavera y Otoño Cultural.

- Abriendo redes interinstitucionales nacionales e internacionales. Buen ejemplo de ello es el Año Murillo, para el que se está trabajando junto a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Cultura y diferentes entidades públicas y privadas, desarrollándose un trabajo conjunto

con agentes internacionales como The National Gallery) Merte Louvre y National Gallery. Junto a ello, se ha creado una red con Ayuntamientos como el de Madrid, de Barcelona, La Coruña, Valencia… para trabajar en común.

· Siendo referencia de buenas prácticas por el carácter participativo y descentralizador de sus políticas, bien a través de las extensiones en barrios de proyectos ya existentes como la Bienal de Flamenco, Circada, Programa de la OBS, Mes de Danza o la Feria Internacional del Títere o mediante la creación de nuevas iniciativas como Bailar mi Barrio o Luces de Barrio (dentro del programa Alumbra), claros ejemplos del cambio de rumbo en la manera de entender la cultura que se ha desarrollado en estos dos últimos años. Bailar mi Barrio fue seleccionado por el Ministerio de Cultura para el II Encuentro de Cultura y Ciudadanía que se celebró en octubre de 2016 en Madrid. Además, recientemente Caixafórum Barcelona ha acogido la jornada de celebración del décimo aniversario de Art for Change de La Caixa, que hoy en día es una referencia internacional en el impulso de proyectos que utilizan el arte y la cultura como herramientas para la mejora personal y social. Entre los 17 proyectos seleccionados en la convocatoria se encuentra Bailar mi barrio. Por su parte, Luces de Barrio ha recibido el Premio Espacios Libres y Arquitectura del Paisaje, II Premios de arquitectura COAS 2011-2015. Junto a ello, este proyecto ha sido seleccionado para la Biennal Internacional del Paisatge en Barcelona. Rosa Barba. BCN, 2016 y participará en el III Encuentro Cultura y Ciudadanía: “Acceso, Acción“, en Madrid el próximo mes de septiembre.

Sevilla y su política cultural se sitúan como referencia nacional e internacional en el marco de encuentros y proyectos de referencia para el sector como ejemplo de buenas prácticas en materia cultural. Desde al Ayuntamiento, a través de su área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo se seguirá trabajando en el mismo sentido en los próximos dos años pues una política cultural que no tiene en cuenta a los propios creadores y profesionales de la cultura y a la ciudadanía es una política cultural vacía.

Acciones de Documento