(16/10/2017) El Ayuntamiento instala un nuevo paso de peatones semafórico en la Avenida de Kansas City para incrementar la seguridad de los peatones en la zona y mejorar la conexión entre distintas barriadas de San Pablo

Se trata de un proyecto, desarrollado a través de la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores en coordinación con el Distrito San Pablo-Santa Justa y la Gerencia Municipal de Urbanismo, que da cumplimiento al compromiso adquirido por el Gobierno municipal en respuesta a una amplia petición vecinal para la colocación de este paso de peatones semafórico Las obras de instalación de este nuevo paso, ubicado en el tramo comprendido entre la barriada de las Huertas y la calle de El Greco, ya se han iniciado y cuentan con un presupuesto de 68.000 euros y un plazo de ejecución de un mes

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores en coordinación con el Distrito San Pablo-Santa Justa y la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), ha iniciado obras para la instalación de un nuevo paso de peatones semafórico en la avenida de Kansas City. Se trata de un proyecto que da cumplimiento al compromiso adquirido por el Gobierno municipal en respuesta a una amplia petición vecinal para su colocación.

El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, y la delegada del Distrito San Pablo-Santa Justa, Inmaculada Acevedo, han visitado las obras que se están llevando a cabo en la avenida de Kansas City para la habilitación de este nuevo paso semafórico, ubicado en el tramo de la avenida Kansas City comprendido entre la barriada de las Huertas y la calle de El Greco.

Los trabajos, que desarrolla el Área de Movilidad en coordinación con la GMU, cuentan con un presupuesto en total de 68.000 euros y un plazo de ejecución de un mes, aproximadamente.

Tanto Cabrera como Acevedo, han coincidido en destacar que las características urbanísticas del entorno, el crecimiento de las zonas comerciales existentes a ambos lados de esta avenida, así como la ubicación de las paradas de transporte público existentes en los laterales y, sobre todo, la peligrosidad de la vía en caso de un cruce inadecuado por parte de un peatón han justificado la colocación de este nuevo semáforo.

300 METROS ENTRE PASOS SEMAFÓRICOS

En este sentido, el responsable de Movilidad ha recordado que las recomendaciones de circulación para la coordinación semafórica en ciudades indican que en grandes avenidas con dos o más carriles de circulación por sentido y con gran intensidad de tráfico, como es el caso de la avenida de Kansas City, solo se deben instalar pasos de peatones cuando no existan cruces semafóricos a más de 300 metros del punto donde se solicita la posible instalación.

Según el estudio llevado a cabo por el Área de Movilidad, previo a la instalación del nuevo semáforo, la distancia que existía entre los pasos de peatones más cercanos era ligeramente inferior a los 300 metros en este tramo de la vía.

Sin embargo, Cabrera ha señalado que “se ha valorado su colocación porque refuerza notablemente la seguridad peatonal y reduce el riesgo de accidentes, pues son muchas las personas que hasta ahora, para evitarse un largo rodeo, decidían cruzar inadecuadamente esta vía de gran capacidad, corriendo un serio peligro”.

Por su parte, la delegada del Distrito San Pablo-Santa Justa ha destacado “la coordinación entre distintas áreas municipales para atender una demanda planteada desde hace tiempo por los vecinos y vecinas de la zona y que, además de incrementar la seguridad de los peatones, viene a mejorar sustancialmente la conexión entre las distintas barriadas del Distrito”.

El nuevo paso semafórico cuenta con un sistema de solicitud a demanda del peatón mediante un pulsador, de forma que no repercuta negativamente a la fluidez del tráfico en horas de baja demanda de paso.

Cabe recordar que la avenida de Kansas City es una de las vías de acceso a la ciudad y de las que más tráfico soporta, con una intensidad media diaria de más de 45.000 vehículos. En horas punta llega a registrar una media de 3.750 vehículos por hora y por sentido de circulación.

Para la ejecución de este paso se ha optado por realizar una perforación subterránea dirigida, ya que se trata de una arteria principal de entrada y salida de la ciudad. Con esta solución se ha evitado tener que realizar canalizaciones abiertas solucionando, así, la problemática de la afección al tráfico que habría ocasionado esta obra.

A esto se suma que la avenida de Kansas City fue construida con una base de hormigón de un espesor mucho mayor al habitual (alrededor de un metro), por lo que los trabajos de canalización en superficie serían muy costosos y lentos.

Gracias a la zona de terrizo existente junto a la calzada, ha sido posible hacer un pozo de ataque de ciertas dimensiones de anchura y profundidad, permitiendo un tipo de actuación que no es posible en otros puntos de la ciudad. A pesar de estas particularidades, el coste de ejecución de la perforación y canalización subterránea es similar al de la ejecución de zanja por superficie.

La actuación correspondiente al Área de Movilidad cuenta con un presupuesto de 48.000 euros para instalaciones semafóricas correspondientes a elementos semafóricos, columnas, báculos, cableados, basamentos, arquetas, canalizaciones de comunicación para sincronismos, acometidas eléctricas, etc.

Respecto a la actuación de la GMU, cuenta con un presupuesto de 20.000 euros para obras de adaptación de pavimentación y rebajes en zonas de medianas, terrizos y calles auxiliares.

 

Acciones de Documento