(22/07/2017) El Ayuntamiento ordena el apeo de 27 árboles irrecuperables y con riesgo para la población en las calles Secoya y Nuestro Padre Jesús Cautivo y en la Avenida Alcalde Luis Uruñuela

Todos los ejemplares cuentan con su ficha técnica con los motivos del apeo y sus alcorques vacíos serán replantados. “Es una gestión del arbolado técnicamente rigurosa y transparente”, señala el delegado Antonio Muñoz.

El Ayuntamiento, a través de la Dirección General de Medio Ambiente y de Parques y Jardines, ha ordenado el apeo de 27 árboles en las calles Secoya (16 ejemplares) y Nuestro Padre Jesús Cautivo (3) y en la Avenida Alcalde Luis Uruñuela (8) por su mal estado, que los hacía ya irrecuperables, y por entrañar asimismo un elevado riesgo para la población. Los alcorques que se quedan vacíos serán replantados, conforme
a la planificación de Parques y Jardines.

Tales apeos se enmarcan en los trabajos que, desde otoño de 2015, se acometen para sustituir árboles no recuperables conforme al diagnóstico hecho entonces, que revelaba la existencia en la ciudad de más de 2.500 unidades tan deterioradas que implicaban un peligro objetivo para las personas que transitan por la vía pública por caída de ramas y troncos. Desde aquella fecha, se han apeado más de 700 árboles en toda la ciudad.

En concreto, en la calle Secoya, en el Distrito Este-Alcosa- Torreblanca, se procederá a apear 13 ejemplares de tipuanas, 2 de falsa pimienta y uno de olmo, mientras que en Nuestro Padre Jesús Cautivo (Distrito Sur) serán 3 olmos y en la Avenida Alcalde Luis Uruñuela (Distrito Este-Alcosa- Torreblanca), 7 pinos y, por último, una unidad de catalpa.

En la web municipal se puede constatar la ubicación de cada árbol, la especie y las causas concretas que obligan a los apeos, con una ficha concreta donde los técnicos justifican la decisión de apear. En su mayoría, se trata de árboles que revelan daños estructurales por huecos, pudriciones y hongos, con un riesgo elevado de caídas, o inclinaciones excesivas sobre la vía pública.

"Se trata de una gestión del arbolado técnicamente rigurosa, administrativamente escrupulosa y completamente transparente”, según ha comentado Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, quien ha recordado el compromiso de ir replantando aquello alcorques que quedan vacíos tras los apeos, conforme a la planificación del propio Servicio de Parques y Jardines y durante la temporada que,
por razones climatológicas, se reserva a plantaciones (de octubre a abril).

De hecho, durante la campaña 2016-2017, que se extiende desde el otoño hasta los primeros días de primavera, se plantaron 853 árboles en alcorques vacíos. Existe el compromiso de repoblar todos los existentes en la ciudad –eran casi 9.200 en el inventario– y el proceso se acelerará aún más una vez que se adjudiquen los nuevos contratos de conservación y mantenimiento del arbolado y las zonas verdes y con el
presupuesto de 2017 para el Área de Parques y Jardines.

Acciones de Documento