El Ayuntamiento inicia un plan de apeos de emergencia para prevenir posibles riegos por las inclemencias del invierno que en una primera fase afectará a 91 árboles

Los ejemplares se ubican en los distritos Bellavista-La Palmera, Los Remedios y Norte y su estado ha empeorado debido a la sequía. A la par, continúa la programación de apeos con otros 7 árboles en el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca. Los alcorques vacíos volverán a acoger nuevos árboles conforme a la programación de plantaciones.

(13/11/2017) El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Dirección General de Medio Ambiente y Parques y Jardines y en coordinación con todos los distritos de la ciudad, ha iniciado la primera fase de un plan de apeos de emergencia de árboles en la vía pública que implican un serio riesgo para la población por su mal estado y ser ya irrecuperables. Este plan se ha activado para así prevenir posibles incidentes de cara al invierno por la caída de ramas e incluso troncos por inclemencias meteorológicas, como lluvia y viento.

En esa primera fase, se ha aprobado el apeo de 91 árboles cuyo mal estado ya había sido detectado por el diagnóstico general sobre la arboleda elaborado en otoño del año 2015, y que han empeorado debido a la sequía de 2017. Los árboles que serán apeados radican en las calles Amazonas, Bolivia, Chile, Ebro, Honduras, Inmaculado Corazón de María, Jamaica, Nicaragua, Perú, Tajo, Tenerife, Venezuela –todas en el Distrito Bellavista-La Palmera–, Mar Tirreno, Plaza de Los Corrales, Camino de Los Toros, Corral de Los Barquilleros, Mar Adriático, Mar Egeo y Mar Jónico –del Distrito Norte– y las avenidas Alfredo Kraus y Flota de Indias –Distrito Los Remedios–.

Esos trabajos de emergencia serán ejecutados por empresas de apoyo al Servicio de Parques y Jardines. “Constituyen una primera fase de un plan que abarcará a todos los distritos de la ciudad, con los que se está en permanente colaboración para así detectar las necesidades urgentes. Debemos anticiparnos a los posibles efectos del invierno en un año, 2017, en el que ha habido largos periodos de ausencia de lluvia y de elevadas temperaturas que han debilitado la arboleda y agravado el estado de unos árboles que ya de por sí eran irrecuperables”, ha explicado el director general Medio Ambiente y Parques y Jardines, Adolfo Fernández.

A la par, se afrontarán otros 7 apeos en el marco de la programación habitual que, desde hace dos años, se acometen para sustituir árboles no recuperables conforme al diagnóstico hecho entonces, que revelaba la existencia en la capital hispalense de más de 2.500 ejemplares que se encontraban tan deteriorados que implicaban un peligro objetivo para las personas por la caída de ramas y troncos

Se trata de 7 olmos en las calles Carlinga (5), Garlopa y Cojinete, en el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca. En la web municipal se puede constatar la ubicación exacta de cada árbol, la especie y las causas concretas que obligan a estos apeos. “Como se ha dicho en reiteradas ocasiones, los alcorques que queden vacíos serán replantados, siguiendo una programación que se extiende desde el otoño hasta los comienzos de la primavera, que es el periodo en el que se pueden plantar árboles”, ha abundado Adolfo Fernández.

Los antecedentes

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, realizó hace dos años un censo del estado del arbolado de la ciudad con el objetivo de definir una estrategia de actuación debido a los graves accidentes que se habían producido durante en agosto de 2015, que provocaron lesiones a dos personas.

De este trabajo, como se anunció en su momento, se han derivado medidas como los nuevos pliegos de gestión y conservación de las zonas verdes y el arbolado de la capital, y actuaciones de urgencia en aquellos árboles que suponen una situación de elevado riesgo para la población (Nivel 4). Como ya se informó a los medios de comunicación y al Comité Consultivo para la Gestión del Arbolado Viario y las Zonas Verdes de Sevilla, había más de 2.500 unidades en esa situación. Desde entonces se viene actuando en función de la disponibilidad de los medios que hay que desplegar para ejecutarlas, ya que hay que compatibilizarlas con el mantenimiento ordinario del resto del arbolado y de las zonas verdes.

La escasez de precipitaciones durante este año y también el prolongado periodo de elevadas temperaturas han acelerado ese deterioro de los ejemplares. En el caso de que los árboles sean recuperables, se procede a podas y vigilancia. Si se apean, los alcorques serán repuestos. Todos los apeos por motivos de seguridad se pueden consultar aquí.

Acciones de Documento