El Real Alcázar de Sevilla suscribe un convenio con el IAPH para la conservación de cuatro sargas de Gustavo Bacarisas con un programa de formación asociado

Estas piezas, que muestran distintas escenas del descubrimiento de América, serán sometidas a labores de conservación por técnicos del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico El alcaide del Real Alcázar, Bernardo Bueno, destaca la importancia de esta colaboración y el “reconocido prestigio internacional” de sus profesionales

(08/11/2017) El Patronato del Real Alcázar y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), organismo adscrito a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, han firmado un convenio de colaboración para la conservación y la restauración del patrimonio textil del monumento sevillano. En concreto, el IAPH se encargará de intervenir en sus instalaciones sobre cuatro de las sargas (pinturas sobre tela) de la colección de Gustavo Bacarisas expuesta en el Palacio Gótico del Real Alcázar, y que representan escenas del descubrimiento de América.

El alcaide del Real Alcázar de Sevilla, Bernardo Bueno, y el director de IAPH, Román Fernández-Baca Casares, han asistido al descuelgue de las sargas y han detallado los pormenores de la intervención de conservación sobre las mismas, en un acto junto con el delegado territorial de Cultura de la Junta de Andalucía, José Manuel Girela, la directora conservadora de este monumento, Isabel Rodríguez, y Carlos Romero y Lorenzo Pérez del Campo, los jefes de Formación y del Centro de Intervención del IAPH, respectivamente.

Las labores serán desempeñadas con profesionales y medios propios del IAPH. A su vez, llevarán asociadas un programa formativo para jóvenes universitarios menores de 31 años con titulaciones vinculadas a la restauración del patrimonio, para que se especialicen en patrimonio textil a través un aprendizaje teórico y la realización de prácticas siempre guiadas, planificadas y supervisadas por los técnicos y el director del IAPH, y con la metodología de trabajo que estos determinen en el proyecto de conservación que confeccionen. 

El convenio incluye someter a las cuatro sargas a un diagnóstico en el laboratorio. A partir de sus conclusiones, se elaborará un proyecto de conservación, con limpieza, consolidación, fijación, reintegración cromática y tratamiento para una protección superficial. Doce jóvenes –tres por cada año de los cuatro de vigencia del convenio– tendrán la oportunidad de un aprendizaje teórico, sobre metodologías y técnicas, y práctico en taller, siempre bajo la guía y supervisión de los profesionales del propio IAPH. Se ha conformado, asimismo, una comisión para seguimiento de los trabajos, con personal del organismo autonómico y del Real Alcázar.

Bernardo Bueno ha resaltado el prestigio internacional del IAPH, con el que se forja la primera alianza para la conservación y la puesta en valor del patrimonio del Real Alcázar de Sevilla. “El IAPH es una garantía para que esas cuatro sargas recuperen la plenitud con la que las pintó Bacarisas”, según ha comentado. Román Fernández-Baca Casares, por su parte, ha mostrado su satisfacción por el trabajo conjunto con el Patronato del Real Alcázar “y la importancia del programa de formación teórica y práctica que llevará aparejado”.

Las sargas de Gustavo Bacarisas y Podestá (1873-1971) están datadas en 1929, son de estilo modernista (escuela sevillana), con un soporte de algodón y una técnica de pintura aplicada directamente sobre tela (sarga) sin ninguna preparación o aparejo. Forman parte del encargo hecho por el rey Alfonso XIII al pintor de origen británico para decorar el Pabellón Real de la Exposición Iberoamericana de 1929. Muestran diversas escenas con las naves del descubrimiento de América como protagonistas: la partida de las naves bajo la Virgen de los Navegantes, una carabela impulsada por el viento, la llegada a San Salvador y el Caribe y, por último, la entrada de las naves de Cristóbal Colón al Puerto de Barcelona, con Montjuic al fondo.

Acciones de Documento