Glorieta Avda. de la Mujer Trabajadora

Nombre: Glorieta Avda. de la Mujer Trabajadora

Tipo: Glorietas y rotondas

Distrito: Norte

CP: 41008

Situación: confluencia de la Avenida de la Mujer Trabajadora con la Avenida Asociaciones de Vecinos, junto a Parque de Miraflores.

Acceso: líneas 15 y 16

Superficie: 170 m²

Descripción:

Esta pequeña rotonda se construyó para canalizar el tráfico en la confluencia de estas dos avenidas y la carretera a Miraflores. El planteamiento seguido para ajardinarla se aparta, tanto de las últimas tendencias para "vestir" este tipo de enclaves urbanos, como de la jardinería tradicional. Tampoco responde a líneas de diseño muy arquitectónicas como las que fueron habituales durante los años de la Exposición Universal de 1992 y los inmediatos siguientes, con abundancia de elementos de arquitectura civil como los que todavía pueden verse en alguna glorieta cercana a los jardines de la Calzada o en la existente en la confluencia de la avenida Diego Martínez Barrio con la del General García de la Herranz, entre otras.

Puede decirse que sus planteamientos compositivos se acercan más a los postulados de la denominada Xerojardinería, tendencia que en áreas climáticas como ésta, donde la escasez de agua suele ser una constante, se extiende últimamente, aunque más en el ámbito de la jardinería privada que en los espacios públicos. Desde este punto de vista, constituye una novedad que tendría un remoto antecedente en los jardines trazados en fechas posteriores a la terminación de la muestra universal de 1992, concretamente en la zona norte que bordea al que fuera Monasterio de Santa María de las Cuevas en el recinto de la Isla de la Cartuja. Allí, extensiones de tapizantes confiadas a distintos tipos de césped fueron sustituidas por mantos de áridos de distinto tipo: cantos rodados de color claro, áridos de machaqueo de diferentes coloraciones según las zonas, e incluso áreas cubiertas sólo con corteza de pino. Sobre estas extensiones multicolores sólo arboles aislados aportaban un reducido contrapeso vegetal.

En la glorieta que estamos describiendo, el papel de la vegetación es más relevante y aunque hay un cierto número de plantas crasas, no todas lo son. Hay también, un cierto y relajante distanciamiento de los estrictos postulados de la Xerojardinería.

Sobre un lecho de árido de machaqueo de pequeño tamaño y diversos colores, que llena toda la superficie de la rotonda y que evita el uso de cualquier tapizante vegetal como parte de la composición, se distribuyen arbitrariamente algunas rocas con una cierta alusión a la imagen de rocalla, que no queda consolidada ni por el número de éstas, ni por su disposición, ni tampoco por la vegetación que las acompaña. Las plantas, también distribuidas sin someterse a ningún esquema de rígida composición son algunas cactáceas, dragos (Dracaena draco), diferentes agaváceas (agave americana), yucas (Yuca aloifolia), los dos tipos de palmito (Trachycarpus fortunei, y Chamerops humilis), cica (Cycas revoluta), así como dos palmeras canarias (Phoenix canariensis) y una Syagros romanzoffianum.

La imagen de la rotonda, al final del paseo arbolado en que se está convirtiendo la avenida de la Mujer Trabajadora, junto al clasicismo de los jardines de San Diego (descritos en otro lugar) y a las puertas del paisajismo naturalista del Parque de Miraflores, es de un acentuado contraste que permite contemplar simultáneamente distintos modos de ajardinamiento del espacio público.

Acciones de Documento