Glorieta olímpica

Nombre: Glorieta olímpica

Tipo: Glorieta o rotonda

Distrito: Macarena

CP: 41009

Situación: confluencia de Avda. Concejal Alberto Jiménez-Becerril, Puente del Alamillo, C/ José Galán Merino,  Avda. de San Jerónimo y Avda. de las Juventudes Musicales.

Acceso: líneas 6 y B5

Superficie: 230 m²

Descripción:

Situada junto al puente del Alamillo, se ha convertido en un importante nudo de comunicaciones de la zona norte de Sevilla, permitiendo fácil acceso a la Isla de La Cartuja y agilizando el tráfico de entrada a la ciudad y de salida hacia el Aljafafe y la autovía de Extremadura. 

Fue construida como rotonda o glorieta para ordenación del trafico, fórmula que se ha vuelto habitual para canalizar la circulación facilitando los diversos giros con el menor número de semáforos posible. Rotulada con su denominación actual y ajardinada en 1995, cuando la ciudad formuló su candidatura a sede Olímpica.

Hay distribuidas varias de estas glorietas a lo largo de las nuevas vías trazadas en la ciudad con motivo de la puesta en práctica del Plan General de Ordenación Urbana de 1987 y terminadas en fechas cercanas a al Exposición Universal de 1992. Destacan, junto a otras, las existentes en la llamada Ronda del Tamarguillo, construida sobre el antiguo cauce del arroyo Tamarguillo que ahora discurre entubado debajo, y las trazadas en la Avenida Kansas City o en esta misma ronda Norte. Además de constituir nudos de comunicación, las glorietas y rotondas sirven para fragmentar las avenidas en las que se sitúan, separando entre sí tramos que suelen presentar distintas soluciones de jardinería urbana, casi siempre basadas en paseos arbolados.

La ciudad antes de las fechas señaladas poseía pocas y, sobre todo, nunca se había cuidado tanto su jardinería, estando las existentes baldías o pavimentadas. Sólo algunas como la Plaza de Don Juan de Austria –La Pasarela-, la Plaza del Capitán Cortes (hoy llamada Gran plaza) o la Plaza de Cuba han merecido el calificativo de plazas y tenían cuidadas composiciones vegetales.

Por lo tanto, podemos decir que desde 1987 se ha puesto especial cuidado en dotar a las glorietas y rotondas de una vegetación tupida con acertadas gradaciones hacia el centro de las mismas, combinando tapizantes, rastreras, arbustivas y árboles de variadas características que las han convertido en enclaves paisajísticos de notable calidad. En la mayor parte de los casos, aunque suelen poseer una pequeña acera que las encinta, no son especialmente aptas para el acceso directo de los peatones, pues en su mayoría no disponen de pasos para los mismos, ni tampoco áreas de paseo o asiento en su interior. En ocasiones no cuentan, en las aceras situadas más allá de la calzada destinada al tráfico que las rodea, con una vegetación arbórea que sirva de respuesta al área central como en las plazas tradicionales. Por ello, se convierten en hitos vegetales de marcado carácter paisajístico que rompen la prolongada linealidad de las avenidas con vegetación que conduce visualmente al conductor- antes quizás que al peatón- desde su contorno hacia el centro.

A este planteamiento responde esta glorieta circular, visible fácilmente por su mástil, tanto desde la Avenida Concejal Alberto Jiménez-Becerril, desde la dedicada a las Juventudes Musicales, como desde el propio Puente del Alamillo. Se encuentra separada de la calzada por un bordillo que eleva el plano de la misma sobre ésta y rodeada de una pequeña acera que la ciñe en su totalidad, y que en ocasiones se ve invadida por las tapizantes y rastreras plantadas en su interior que suavizan así la dureza de éste pavimento.

Su interior se halla dividido por diversas sendas serpenteantes pavimentadas con grandes adoquines de granito que, partiendo del círculo exterior, se adentran entre la tupida vegetación hacia el mástil y el pebetero situado junto a él. Hay toques en la jardinería que evocan un cierto ambiente mediterráneo, como la presencia de olivos (Olea europaea), alcornoque, (Quercus suber) y pinos (Pinus pinea). Junto a ellos, grupos de grevilleas (Grevillea robusta), granados (Punica granatum var. nana) y una cuidada masa de rastreras y tapizantes que alfombran entre los árboles los diversos sectores en que se va dividiendo toda la superficie de la glorieta: lavanda, santolina, gazania, etc. La densa vegetación adecuadamente graduada para conducir desde el exterior hasta el punto focal del centro constituido por el mástil, constituye un agradable hito vegetal en esta confluencia de grandes avenidas sometidas a un intenso tráfico.

Acciones de Documento