Jardines de Rafael Montesinos

Nombre: Jardines de Rafael Montesinos

Tipo: Jardín de Distrito

Distrito: Casco Antiguo

CP: 41001

Situación: Junto al Puente de Triana (o de Isabel II) en el extremo correspondiente al Paseo de Colón

Acceso: líneas 40, 41, 43, C4 y B5

Superficie: 2363 m²

Descripción:

Este jardín (antes llamado de Isabel II, y conocido también como Jardín de los Pobres) fue dedicado por el Ayuntamiento de la ciudad en 1995 a éste escritor y poeta sevillano nacido en 1920, dos veces Premio Nacional de Literatura e Hijo Predilecto de Andalucía en 1989.

Está constituido por tres pequeñas glorietas circulares unidas entre sí por una senda a modo de  pequeño paseo que constituye el eje principal de la composición. En la central se levanta un monumento a Antonio Mairena, popular cantaor de flamenco. Las glorietas se abren a los laterales mediante otras sendas perpendiculares a la principal. Todo el conjunto discurre paralelo al río aunque a una cota mucho más elevada que permite obtener buenas vistas sobre él y sobre el barrio de Triana, presentando un suave declive hacia el Sur que se absorbe con pequeños  peldaños que anteceden a cada una de las tres rotondas. Unas escalinatas situadas en cada uno de los extremos del jardín permiten poner en comunicación éste con el paseo adoquinado situado junto al río –antiguo Muelle de la Sal- donde se encuentra el monumento que el escultor Chillida dedicara a la Tolerancia.

Su composición es sencilla y más tradicional que la que presenta el cercano paseo del Marqués de Contadero, ofreciendo un jardín más recoleto y tranquilo pensado más para el asiento que para acompañar un largo discurrir, permitiendo un cierto refugio frente a la vorágine de tráfico que se adivina en las cercanías de este punto vital en las comunicaciones de la zona antigua de la ciudad. Todo él está pavimentado con albero compactado, estando delimitados los arriates mediante la clásica losa de Tarifa colocada de canto. La misma pieza se utiliza para los ligeros peldañeados. En esto contrasta también con las grandes terrazas en piedra del Paseo de Contadero. Las intersecciones de los círculos que describen las glorietas con los caminos longitudinales y transversales, se marcan con tuyas recortadas en forma de bola,  entre las cuales se sitúan bancos modernos de fundición, mientras que los arriates que surgen en torno, se pueblan con diferentes especies arbustivas, entre las que citar: abelias (Abelia x grandiflora), adelfas (Nerium oleander), budleyas (Budleja davidii), celestinas (Plumbago auriculata), retamas (Retama monosperma), etc. Es posible también encontrar distintos árboles dispersos como casuarinas (Casuarina equisetifolia), brachichitos (Brachychiton populneum), y un ejemplar, único en la ciudad, de Schinus aroeira.

Sin embargo lo más atrayente  de su jardinería lo da el conjunto de palmeras: Washingtonias (Washingtonia robusta) y canarias (Phoenix canariensis) que con sus diversas formas, portes, y texturas constituyen un rico panorama vegetal que ofrecer y admirar junto a la clásica silueta del viejo puente de Triana.

Acciones de Documento