Paseo Nuestra Señora de la O

Nombre: Paseo Nuestra Señora de la O

Tipo: Paseo arbolado

Distrito: Triana

CP: 41010

Situación: margen derecha del Río Guadalquivir, entre Puente Cristo de la Expiración y Puente de Isabel II

Acceso: líneas 6, 43 y C3

Longitud: 525 m

Superficie: 8600 m²

Descripción:

Denominado así desde 1963 en honor a la Imagen de la Virgen de la O, devoción muy arraigada en el barrio de Triana y que recibe culto en la Parroquia de su nombre, situada en la paralela Calle Castilla. El paseo actual es el resultado de una reordenación de esta zona de ribera que ya había sido objeto de una adecuación a su uso peatonal con anterioridad a 1993, fecha en la que se acomete el proyecto que le ha dado forma definitiva. El paseo fue trazado por el área técnica de la Gerencia Municipal del Ayuntamiento.

Se decidió, así, terminar un conjunto de obras que, con motivo de la  Exposición Universal de 1992, habían reordenado ambas riberas. En particular, ésta que es donde se asienta el recinto de la Cartuja y a la que, a través de este paseo y de su continuación, se tiene acceso.

El paseo sirve de continuación, por uno de sus extremos, al que discurre más  allá del Puente del Cristo de la Expiración hasta el recinto de la exposición. Por el otro se une, una vez se cruza bajo el puente de Isabel II,  al recorrido que por la orilla puede hacerse junto a la popular calle Betis.

Con el Paseo Nuestra Señora de la O, se han conseguido numerosos objetivos:

  • Poner de nuevo a disposición de la ciudad esta ribera urbana, que se encontraba muy deteriorada.
  • Dar remate a la vecina y coetánea plaza de Castilla que a través de su conjunto de escalinatas  sirven de acceso al paseo.
  • Hacer compatible el uso de parque-paseo con el de implantación de algún quiosco-bar  cercano a la orilla tal y como sucede en la otra margen.
  • Dar también posibilidad de mejora y uso a las que hasta entonces  eran descuidadas traseras de casas de la calle Castilla. Así se han regenerado edificios de uso residencial que cuentan ahora con el atractivo de una cuidada vegetación, así como de una calle de uso restringido y una magníficas vistas sobre el río y la ciudad antigua.
  • Potenciar la pesca en la ribera, con larga tradición en la zona como lo muestra el club existente. Para  ello se han construido pequeños pantalanes en la orilla.
  • Mantener el hábitat  natural de las distintas especies de patos que deambulan por la dársena, mediante una vegetación adecuada para ello y con alto valor paisajístico.

El paseo consta de diversos ámbitos configurados principalmente por el cuidado acuerdo entre vegetación y pavimentos. Así, en la zona aledaña a la Plaza de Castilla, junto al Puente de Cristo de la Expiración, un conjunto de escalinatas permite la bajada al nivel del paseo con zonas pavimentadas mediante materiales prefabricados en consonancia con toda esa zona construida con motivo de la Exposición, surgiendo así un área donde se asientan quioscos y bares. Destacan notables laureles de indias (Ficus microcarpa) y álamos (Populus alba) con claro predominio de la vegetación arbórea sobre la arbustiva y tapizante. Ya en el  propio paseo se combinan pavimentos de albero y espacios pavimentados con el típico adoquín de granito sevillano aunque de formato más pequeño que el tradicional. La vegetación viste tres ámbitos diferentes:

  • Un área palustre constituida en su mayor parte por cañas silvestres en grupos dispersos, junto a ésta un arbolado propio de ribera formado principalmente por álamos blancos y notables ejemplares de ciprés de los pantanos (Taxodium distichum) así como de sauces (Salix alba). Una cortina de adelfas (Nerium oleander) actúa a modo de balaustrada vegetal abriéndose sólo para dar paso a los pantalanes de pesca.
  • Un arbolado de paseo que sirve de transición entre la ribera y la edificación y que proporciona acompañamiento vegetal y sombra formado por una extensa y variada gama en la que destacar: tipuanas (Tipuana tipu), arces (Acer negundo) y olmos (Ulmus pumila), también un solitario árbol de los escudos  (Ginkgo biloba).
  • Por último se acometió una acertada y delicada actuación vegetal en las propias traseras de la edificación que ahora vuelcan sus vistas al paseo consistente en la profusa plantación de arriates con extensa gama arbustiva.: lantanas (Lantana camara), sauzgatillo (Vitex agnus-castus),  budleya (Buddleja davidii), lavanda  (Lavandula dentata), durillo de flor (Viburnum tinus), macizos de justicias (Justicia adathoda), etc., para terminar ya en el estribo del puente de Triana con una mezcla de Solandra maxima y helechos (Homalocladium platycadum), que inunda de vegetación el banco a modo de glorieta allí construido como  remate para el paseo. Junto a ello las paredes de las viviendas se visten de hiedra y buganvillas, de jazmines y de parras que alcanzan solícitas las plantas altas deseosas de contemplar el perfil de la otra orilla.

Los viejos callejones de la O y de la Inquisición, que bajo robustos arcos se asoman al paseo y lo conectan con la calle Castilla, dan aires de otros tiempos y cuajan de viejas leyendas esta ribera donde se situaron las antiguas almonas  y  que hoy permite contemplar  bajo el perfil de álamos y sauces las dos caras –antigua y nueva- de una ciudad eternamente ligada a su río.

Acciones de Documento