79.-Panteón M. de Soto

 

C/ Fe, izquierda, 6

 

Panteón de hacia 1890 obra de D. Francisco Aurelio Álvarez Millán, de grandes dimensiones, con planta cuadrada en la que las sepulturas se disponen alrededor de la imponente escultura que fuera importada de los talleres parisinos de A. Lausan, como así reza en la cruz, donde aparece la firma. Representa una figura alegórica femenina, que hemos querido relacionar con la religión, por los atributos que presenta, siendo éstos una cruz latina y un libro, y por la relación establecida con otras figuras similares representadas en arquitecturas efímeras del pasado. Dicha figura aparece recostada sosteniendo con su mano izquierda el mencionado libro y en la mano derecha, que muestra apoyada sobre sus rodillas, sostiene un ramillete de flores. La figura se atavía con túnica y velo sobre su cabeza, y sin calzar. La alegoría se muestra sobre un catafalco cuya tapa se termina en volutas, que viene formadas de dos especies de formas lotiformes que se ven en los laterales, y en cuyo centro aparece una cartela con perfil de cueros recortados, que enmarca una cruz griega. Al centro del féretro aparece otra cartela, en esta ocasión rectangular, para cobijar el título del panteón. Enmarcándola una pareja de pilastras acanaladas que se levantan sobre una base cuadrada sencilla y sobre la que aparecen una especie de cimacios decorados con medias esferas. Dicha urna se levanta sobre un gran pedestal rectangular cuya cara frontal muestra guirnaldas de flores enlazadas, la trasera y las laterales tondos con cruces griegas.

 

79.jpg

 

Vista General Panteón M. de Soto

 

Cerrando el perímetro del conjunto del panteón aparece una sencilla reja de forja, cuyos tramos se marcan con antorchas invertidas cruzadas, tan recurrentes en toda la iconografía funeraria.

 

79a.jpg

 

Detalle panteón M. de Soto

 

En la sesión celebrada el 8 de agosto de 1890, el Ayuntamiento de Sevilla concede a Dña. Emilia Morillas y Quirós 41,61 m2 de terreno para levantar un panteón familiar. En 1920 dicha concesión pasará a hijos de la anteriormente citada y sus nietos. En 1944 y en 1976 la parte correspondiente que pertenecería a dos de los hijos pasará a manos de sus nietos. Ya en 1985 la concesión irá pasando a generaciones posteriores.


La familia Soto Morillas tendría una presencia destaca en la sociedad sevillana, ya que fueron entre otras cosas accionistas del Banco de España, lo que certifica su buena posición social y económico. De entre sus miembros destacaremos la figura de D. Armando de Soto Morillas, hijo de D. Manuel de Soto y Rico y Dña. Emilia Morillas y Quirós, concesionaria de este panteón. D. Armando fue el gran impulsor en Sevilla de la Industria de exportación olivarera, siendo esta su principal actividad económica. Además sentía enorme sensibilidad por la cultura, lo que le llevó a pertenecer a la Real Academia de Historia y a la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de la provincia. En relación a esto, en el año 1923, y dentro de la finca “La Lobita”, de su propiedad, en la localidad onubense de Trigueros, descubrió un Dolmen megalítico de la Edad del Cobre o Calcolítico fechado entre el 3000 y el 2500 a.C. Dicho Dolmen recibirá el nombre de “Dolmen de Soto” en honor a D. Armando. Otra de sus facetas dentro de la sociedad sevillana sería en relación a sus Hermandades y Cofradías siendo Hermano Mayor de la Hermandad de la Quinta Angustia a principios del siglo XX y bajo cuyo mandato se ejecutó el actual paso sobre el que procesiona el misterio.

 

D. Armando contraería matrimonio con Dña. Dolores Ybarra Gómez-Rull con la que tendría cuatro hijos.


En el panteón se encuentran inhumados Dña. Emilia Morillas de Quirós y su esposo D. Manuel de Soto y Rico, el mencionado D. Armando de Soto Morillas y su esposa Dña. Dolores Ybarra Gómez-Rull, algunos de sus hijos y nietos y demás familiares.

Acciones de Documento