82.-Panteón de Juanita Reina y Caracolillo

 

Rotonda de los Caídos, s/n

 

La concesión del terreno para la realización del panteón a Juanita Reina fue otorgada por el Ayuntamiento de Sevilla a la Fundación Amigos de Juanita Reina, la cual sufragó los gastos de ejecución mediante suscripción popular en el año 2000. Dicha Fundación surge en Sevilla con la motivación de preservar viva la memoria de la artista Juanita Reina, y entre otros objetivos tienen el de crear un mausoleo para tal efecto. El lugar elegido para levantar dicho panteón sería unos terrenos próximos a la entrada del camposanto, a la izquierda de la calle Fe, en un lugar privilegiado junto a los mausoleos de Joselito “el Gallo”, el de “Paquirri” y los que conmemoran hechos históricos como la Guerra de África o la Civil Española.

 

82.jpg

 

Planimetría localización panteón Juanita Reina

 

La Fundación de Amigos de Juanita Reina encargará un proyecto conjunto de ejecución entre el arquitecto D. Luis Díaz del Río Martínez, el escultor D. Luis Sanguino y el marmolista D. Antonio Tristán. Dicho mausoleo ocupará 14 m2, teniendo una planta rectangular de 3,50 m. de frente por 4,00 m. de lado. Concebido como una cripta, cuenta con un acceso desde el exterior situado en la cara posterior del mausoleo. Está conformada por cuatro nichos que se distribuyen de forma paralela, dos a cada lado del espacio de acceso, estando los paramentos recubiertos de mármol blanco, que se especifica en el proyecto que sería “de Carrara o en su defecto de Macael de 1ª calidad”.

 

82a.jpg

 

Planimetría panteón Juanita Reina

 

Externamente se levantará un monumento funerario compuesto por una superficie con tres escalones que dan acceso a la peana de 60 cm. sobre la que emerge el motivo principal, siendo éste la escultura que representa a Juanita Reina. Tanto los peldaños de acceso como la peana
estarán revestidos de granito del tipo “Labrador oscuro”. Se completará el exterior con cuatro pilares en las esquinas, realizados del mismo material, que servirán como sustentación para sendos jarrones de bronce. Uniendo dichos pilares y cerrando el conjunto aparecen cadenas de eslabones cuadrados. En el pedestal, de forma hexagonal, que sostiene la escultura, aparecen en dos de sus caras laterales los escudos de la ciudad de Sevilla y el de la Hermandad de la Macarena, reservando la cara frontal para albergar las firmas de la artista y la de su marido.


Realizada en bronce se yergue la majestuosa efigie de la tonadillera, mostrada tal y como pretendía la Fundación, como la gran artista que era y así recordarla. Aparece ataviada con un vestido con cola, que se recoge hacia delante a sus pies, decorado con motivos florales, como los que solía usar en sus actuaciones. Sosteniendo en su brazo derecho, que se abre como en un pase torero, un mantón de Manila, que recorre su espalda y cae sobre el codo del brazo que apoya en su cadera, inmortalizando el momento en el que la artista lo retira de sus hombros como culmen a su actuación. La escultura, de gran realismo, plasma los rasgos físicos de Juanita y la forma en que se engalanaba para los espectáculos, con grandes pendientes y el pelo recogido en un moño bajo. La actitud de su cabeza, firme y erguida, dan muestra de su dominio en los escenarios.

 

82b.jpg 82c.jpg

 

Vista frontal y detalle panteón Juanita Reina

 

Dña. Juana Reina Castrillo nacería en Sevilla en 1925 en el barrio de la Macarena, siendo la mayor de nueve hermanos. Se iniciaría en el mundo artístico desde niña con sus primeras clases de baile en la academia de Enrique “el cojo” que le pagara su abuelo. Con trece años debutó en los escenarios del Teatro Cervantes de Sevilla. Fue su padre quien le daría el empujón definitivo costeando su primer espectáculo llamado “Los Churumbeles” que estrenaría en el Teatro San Fernando de la ciudad hispalense y con el éxito que obtuvo consiguió la popularidad. Grabó su primero película “La Blanca Paloma” en 1941 y actuó en varios espectáculos de Quintero, León y Quiroga. Su fama se acrecentó con el rodaje de “La Lola se va a los puertos” en 1947. Tras una larga carrera cargada de éxitos, ésta culminaría con el espectáculo “Azabache” celebrado con motivo de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, y en el que compartiría cartel con Rocío Jurado, Imperio Argentina, Nati Mistral y María Vidal.


Como reconocimiento a su carrera, la ciudad de Sevilla rotuló una glorieta del Parque de María Luisa a su nombre, además le fue entregada la Medalla de Andalucía y nombrada Hija Predilecta de Sevilla. También fue premiada con la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1960 y recibió el Lazo de Dama de la Orden de Isabel la Católica. Por su devoción y vinculación con la Virgen de la Esperanza Macarena sería reconocida como Hermana y Camarera de Honor.


En 1964 Dña. Juana Reina contrajo matrimonio con el bailaor D. Federico Casado Algrenti “Caracolillo”, a quien conocería por las colaboraciones de ambos en sus espectáculos. Fruto de este matrimonio nacería su único hijo D. Federico Casado Reina. “Caracolillo” nacería en 1933 en Cádiz, aunque con tan solo 6 años de edad su familia se trasladaría a Sevilla, al barrio de Triana. Desde pequeño destacó su facilidad para bailar entrando muy pronto en compañías de danza. Estudió danza española de manos de los Pericet y recibió clases de ballet de Héctor Zaraspe, quien después se convertiría en profesor particular de Nureyev. Obtendría el título de Profesor de Danza en el Real Conservatorio Superior de Madrid. Su éxito llegaría más allá de las fronteras españolas, llegando a pisar escenarios de Estados Unidos y Europa, con diferentes compañías, y con la que él mismo fundaría. Sus éxitos le llevarían a obtener la condecoración de Caballero de la Orden del Mérito Civil.


Ambos recibirían sepultura en el Cementerio de San Fernando de Sevilla tras sus fallecimientos acaecidos en 1999 el de Juanita y en 2012 el de “Caracolillo”.

Acciones de Documento