1.-Panteón de D. Diego Martínez Barrio

 

C/ San Félix, izquierda, s/n


Este panteón carece de interés artístico, ya que se trata de una sencilla sepultura de tierra de mármol blanco, con unas medidas de 9 m2. La disposición que presenta la lápida, es elevada sobre un zócalo escalonado del mismo material. El conjunto se remata con un cuerpo trasero vertical a modo de estela, con la única inscripción “Excmo. Sr. D. Diego Martínez Barrio (Sevilla 1883-París 1962)”. En la lápida, además de la inscripción que comentaremos a continuación, aparecen unas argollas metálicas, que suelen encontrarse decoradas con lazos con los colores de la bandera republicana. En su lauda sepulcral aparece la siguiente leyenda:

 

Concejal del Ayuntamiento de Sevilla, Ministro, Presidente del Gobierno,

Presidente de las Cortes y Presidente de la II República española. El ayuntamiento de Sevilla honra su memoria.

 

1.jpg

 

Panteón Diego Martínez Barrio

 

Su concesión se debe a un convenio de colaboración entre el Excmo. Ayuntamiento de Sevilla y la Asociación de Abogados Progresistas de Sevilla, firmado el 28 de diciembre de 1999, siendo dicha concesión a perpetuidad, para el enterramiento de los restos de D. Diego Martínez Barrio, su esposa, su cuñada y herederos legales, los cuales figuran como concesionarios del terreno.


D. Diego Martínez Barrio desde edad muy temprana se inició en la política, afiliándose al Partido Republicano Radical, al mismo tiempo que comenzó su carrera periodística. Asumió diversos cargos públicos relacionados con la política y años más tarde fundaría el diario El Pueblo.
Durante la Dictadura de Primo de Rivera, encabezó el frente de oposición de la Andalucía Occidental, acabando exiliado en París. Con la Proclamación de la II República, regresa a España, convirtiéndose en Presidente de la misma entre abril y mayo de 1936 tras la destitución de D. Niceto Alcalá Zamora.


A la caída de la República tras la Guerra Civil, vuelve a marcharse exiliado a Francia y más tarde a México, para finalmente acabar regresando a París donde fallece el 1 de enero de 1962. Los restos mortales serían trasladados al Cementerio de San Fernando de Sevilla en al año 2000, rindiéndole homenaje el Ayuntamiento de la ciudad en 2008.

Acciones de Documento