Herramientas Personales

Toros

MAESTRANZA - Reseña Histórica

 

Es en 1670 cuando se organiza en Sevilla la Hermandad de la Maestranza, integrada por los caballeros que anteriormente habían pertenecido a las antiguas Cofradías de San Hermenegildo y Nuestra Señora del Rosario.

Ya desde aquellos tiempos, estos caballeros, militares y religiosos, organizaban fiestas de toros y cañas para conmemorar acontecimientos importantes en la vida de la ciudad y de España. Sería en 1733 cuando se le concede el título de Real y se nombra al Infante don Felipe de Borbón, hermano mayor de esta corporación.

Y, sin duda alguna, la fiesta de los toros en Sevilla tiene que ser referida, por lógica, al devenir de una institución que, además, se ocupa de la cultura, beneficencia y caridad en Sevilla.

De aquellos tiempos hasta la actualidad, muchos son los escalones que ha subido la Real Maestranza. Pero hoy en día, y gracias a la política de apertura iniciada por los últimos tenientes de hermanosmayores de la corporación, la Real Maestranza es bien conocida por todos los sevillanos.

Esto ha hecho posible que se convierta en paradigma de la ciudad, en santo y seña de muchas cuestiones de la vida social y cultural de Sevilla pero, sobre todo, en santo y seña de la Fiesta Nacional.

Hoy nadie concibe la Feria de Abril sin los carteles de toros, sin las corridas que anuncian a las más importantes figuras del toreo. Sevilla, por Abril, se convierte en el centro del mundo y su Real Maestranza, en el eje de la Feria de Abril. Entenderlo de otro modo es no conocer esta ciudad o ser, en cierto modo, una persona que no sepa qué significado tienen aquí las tradiciones y la cultura.

 

TOREO EN SEVILLA

Y si la Real Maestranza de Caballería de Sevilla tiene estas connotaciones, bueno sería referirnos al toreo en sí en esta plaza de toros.
 

El toreo en SevillaNo se trata de escribir de antiguos diestros ni de épocas más propias de tratados históricos, sino de realizar un breve análisis de lo que significa, para los diestros que se ven anunciados en los carteles abrileños, el triunfar en esta plaza de toros.

Casi todos, por no decir el cien por cien de ellos, coinciden en señalar que un triunfo en Sevilla y el salir a hombros por la Puerta del Príncipe es lo más grande que hay. Y si este triunfo se produce en plena Feria de Abril, es cuando el sueño se hace realidad y cuando se alcanza la meta soñada durante mucho tiempo.

Actualmente el escalafón de matadores de toros está conformado por multitud de diestros.

Muy pocos de ellos, sólo los primeros -no sólo en festejos sino también en calidad- consiguen ver su nombre en los carteles feriales. ¿Dinero? Diríamos que, por encima de todo, prestigio.

Detrás de la barrera de la MaestranzaPorque Sevilla, queramos o no, da prestigio a quien torea en su plaza. Y después, después viene el dinero. Pero antes llegó la gloria si se triunfó, si se logró plasmar en el inimitable albero del coso del Baratillo la faena que tantas veces se soñó en el duerme-vela del festejo.

Exigente es la Real Maestranza, exigente es su público, su aficionado, que escudriña con lupa todo cuanto se hace en el ruedo pero, que cuando se hace bien, como mandan los cánones, se entrega. Por eso, se suele decir que cuando un torero entra en Sevilla, lo hace para siempre.

El toreo en Sevilla es especial. Desde que se inicia el paseíllo hasta que el aficionado llega a casa. Porque la tarde no se termina cuando dobló el último toro. Luego se sigue en la calle, en el bar, en la tertulia de los amigos que se reúnen para comentar lo que sucedió en la plaza. Por eso Sevilla trata el toreo de otra forma. Silencios impresionantes, ovaciones distintas, respeto por el profesional. Pero, por encima de todo ello, por encima de amiguismos y simpatías, está el sentimiento, el pellizco... el arte con mayúsculas.

Mulillas de arrastrePor todo ello, la Real Maestranza es el eje de la Fiesta de Toros. Solera, tradición, raigambre y, sobre todo, afición, son los pilares básicos donde se sustenta una plaza de toros que, para orgullo de los sevillanos y de todo el orbe taurino, se llama Real Maestranza de Caballería y Plaza de Toros de Sevilla.

 

Acciones de Documento