EL DOCUMENTO DE APROBACIÓN DEFINITIVA

Por Resolución de la Consejera de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía de 19 de julio de 2.006 (cuyo texto se adjunta) se aprueba definitivamente el Nuevo Plan General de Ordenación Urbanística de Sevilla.

El Nuevo Plan de Sevilla es el instrumento de planeamiento urbanístico general del municipio adaptado a la Ley 7/2002, de Ordenación Urbanística de Andalucía. Constituye la Revisión del vigente Plan General Municipal de Ordenación Urbana aprobado definitivamente por resolución del día 29 de diciembre de 1987.

El Nuevo Plan de Sevilla recibe la denominación de Plan General de Ordenación Urbanística conforme a las exigencias de la LOUA, y mediante el mismo se procede al establecimiento de la ordenación urbanística de la totalidad del término municipal y la organización de la gestión de su ejecución de acuerdo a las características del municipio y a los procesos actuales y previsibles de utilización del suelo (art.8.1LOUA).

El Plan General de Ordenación Urbanística tiene una doble función:

a) el instrumento de ordenación integral del territorio del municipio, función que realiza mediante la definición de los elementos básicos de la estructura general del territorio y la determinación de la clasificación del suelo.

b) el instrumento que concreta el régimen urbanístico aplicable a cada suelo y, por tanto, el que define, en última instancia a nivel de planificación, el estatuto de derechos y deberes del propietario del mismo.

El documento contiene de forma íntegra las determinaciones exigibles al Plan General de Ordenación Urbanística conforme a lo dispuesto por el art.10 de la LOUA y expresadas en la documentación necesaria requerida por el art. 19 la LOUA, y supone el desarrollo, mediante su instrumentación técnico-jurídica, de los criterios y directrices de ordenación explicitados en el documento de Avance del Nuevo Plan aprobado por acuerdo de 26 de diciembre de 2002, y que fueron confirmados en sus líneas maestras tras el período de participación ciudadana al que fue sometido al mismo, conforme al acuerdo plenario de 18 de septiembre de 2003. De igual modo supone una continuación del documento de Aprobación Inicial del Nuevo Plan aprobado por acuerdo del Excmo. Ayuntamiento Pleno de 14 de Junio de 2.004, sin perjuicio de que incorpore aquellas decisiones derivadas de la aceptación de algunas observaciones realizadas tanto en los informes emitidos por las Administraciones sectoriales como en las alegaciones presentadas por los interesados en el trámite de información pública al que fue sometido el expediente tras el citado acuerdo de Aprobación Inicial.

El Plan está compuesto de distintos documentos que forman un conjunto integrado, cuyas determinaciones se superponen y complementan para definir la ordenación integral del territorio en el ámbito municipal. Este conjunto de determinaciones se desarrollan a lo largo de una serie de documentos escritos y gráficos, elaborados de acuerdo con lo establecido en los Artículos 8,9, 10,17, 18 y 19 de la Ley 7/2002 de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía y de los Artículos 37 al 42, ambos inclusive, del vigente Reglamento de Planeamiento.

El Plan General se estructura en los siguientes documentos:

A. Memoria General


Integrada por la Memoria de Información y la de Ordenación; esta última explicita los contenidos y finalidad del Plan, la justificación y descripción de la propuesta, las previsiones de programación, gestión y evaluación económica-financiera de las inversiones necesarias para el desarrollo del Plan General.

B. Planos del Plan General, con los Planos de Información y los Planos de Ordenación


C. Normas Urbanísticas, que incluye como Anexos las Fichas de Planeamiento y Gestión, así como las disposiciones complementarias


Tienen por objeto la correcta integración de la ordenación urbanística en el marco de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía.

D. Los Catálogos


Tienen por objeto complementar las determinaciones de los instrumentos de planeamiento relativas a la conservación, protección o mejora del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, cultural, natural o paisajístico.

E. Estudio de Impacto Ambiental


Es un documento preceptivo en el conjunto de documentos que conforman el Nuevo Plan General, según lo determina la Ley 7/1994, de 18 de mayo, de Protección Ambiental de la Junta de Andalucía (punto 20 del Anexo Primero) y en el Anexo al Decreto 292/1995 de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Evaluación de Impacto Ambiental de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

F. Memoria de Participación


En ella se explicitan todas las iniciativas emprendidas en paralelo al proceso de redacción del Nuevo Plan General que han tratado de impulsar el proceso de participación pública más allá de los periodos de exposición que exige la tramitación administrativa del Nuevo Plan: Periodo de Sugerencias al Avance y Periodo de Alegaciones al documento de Aprobación Inicial.


El Proyecto de Ciudad definido por el Nuevo Plan general de Sevilla contiene, basicamente, una triple fundamentación: En primer lugar, la reinterpretación de la relación de Sevilla con su río, el Guadalquivir, ahora desde una actitud de diálogo con el soporte territorial, huyendo de inercias históricas de corte impositivo, y velando por perpetuar preexistencias que adquieren, al hilo de la historia de la ciudad, el carácter de lo que podríamos llamar incunables patrimoniales . En segundo lugar, la rehabilitación del espacio colectivo; una rehabilitación que se instrumenta a través de la inserción de múltiples acciones de cualificación urbana, articulación y sutura. Sin espectáculo. En definitiva, un conjunto de propuestas de ordenación que confirman la voluntad del Nuevo Plan de intervenir de forma decidida en el equilibrio territorial, social y económico de la ciudad, intentando lograr un mínimo de calidad urbana para todos los barrios de Sevilla. Y, finalmente, el descubrimiento . El descubrimiento de la potencialidad del río Guadaíra como nuevo referente espacial, como nuevo argumento de construcción urbana y, también, como contribución de Sevilla a la configuración del hecho metropolitano, en este caso, orientada a consolidar el territorio de contacto en el Sur y en el Este. El discurso y las propuestas del Plan tienen, en este caso, una clara dimensión reparadora, en una doble dirección: en primer lugar, de refuerzo de la identidad territorial de los diferentes asentamientos urbanos implicados; y en segundo lugar, corrigiendo el carácter de un territorio en el que se materializan los índices de marginalidad, desigualdad y desgobierno urbano más acusados de la ciudad.

Esta triple fundamentación está basada en lo que hemos venido llamando la forma de la ciudad , entendiendo por forma el principio activo que da a cada cosa su entidad, las características que hacen que sea esto determinado y no otra cosa; en nuestro caso, como aquello que, fundamentalmente, hace que Sevilla sea Sevilla y que, al mismo tiempo, responde al entendimiento original y primigenio de la apropiación por parte de Sevilla de su soporte territorial.

Éstas son las coordenadas que orientan un proyecto como el del Plan de Sevilla. Un proyecto de búsqueda, entendimiento y comprensión de la esencia de la ciudad. Y éstos son, junto con la propia ciudad intramuros, los ámbitos en los que se concentra la reflexión y las determinaciones más importantes que se ofrecen en él.

El Nuevo Plan General de Sevilla, más allá de sus determinaciones concretas y de sus propuestas más o menos correctas o destacadas, ha sido redactado bajo la perspectiva de entender la herramienta de la planificación al servicio de un gran objetivo: la apropiación de la ciudad por los ciudadanos. De manera que la coherencia interna de este Proyecto de Ciudad viene expresada al hilo de lo que unos llaman “los nuevos valores emergentes” y otros llamamos “los nuevos derechos republicanos”: Habitabilidad; integración social y territorial; sostenibilidad, eficiencia y heterogeneidad urbana, y apuesta tecnológica. Este Plan, al menos para los que hemos estado implicados en él, no es más que un nuevo intento por profundizar en el sentido democrático de la ciudad y en el de construir un Proyecto de Ciudad , más allá del mero ejercicio de planificación física. Y decimos esto porque, muchas veces, nuestro propio corporativismo, el de los urbanistas, nos desliza por la pendiente de entender los planes de ordenación como el objeto de nuestro propio trabajo profesional elevándolo a la categoría de fin. El Nuevo Plan General de Sevilla puede ser mejor o peor, pero tiene la irrenunciable voluntad de no confundir los objetivos finales para convertirse en un auténtico Proyecto de Ciudad , más allá de las meras determinaciones urbanísticas. Obviamente, el Plan General pivota sobre las determinaciones urbanísticas para construir la nueva ciudad pero, intencionalmente, creemos que va mucho más allá o, al menos, tiene la potencialidad de desplegar una serie de propuestas cuyo objetivo no deja de ser la creación de un ambiente urbano distinto y mejor, hecho a una “escala más humana”, heredero de la mejor tradición humanística de Sevilla y de Andalucía.