El Ayuntamiento celebra un acto de homenaje a la plantilla municipal represaliada durante la Guerra Civil y dictadura franquista y entrega las actas de reparación a sus familiares

Se cumple así un acuerdo del Pleno que instaba al Ministerio de Justicia a reparar la justicia histórica y depurar todos los expedientes abiertos a 479 empleados y empleadas El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha recordado que “estas personas fueron privadas de todo, de su propia vida con fusilamientos sistemáticos, de libertad, de sus pertenencias y de su trabajo”

(03/05/2018) El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Oficina de la Memoria Histórica adscrita a la Delegación de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales, ha celebrado hoy un acto de homenaje y reparación a los 479 trabajadores y trabajadoras municipales que fueron represaliados durante la Guerra Civil y años posteriores de la dictadura franquista.

Durante este acto, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, acompañado por la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Sonia Gaya, y por la delegada de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales, Adela Castaño, ha hecho entrega a familiares de algunos de estos represaliados del acta de reparación y reconocimiento personal.

El alcalde ha recordado que este acto da cumplimiento a un acuerdo del Pleno aprobado por unanimidad que instaba al Ministerio de Justicia a reparar la justicia histórica y depurar todos los expedientes abiertos a la plantilla municipal represaliada. “Estas personas fueron privadas de todo, de su propia vida con fusilamientos sistemáticos, de libertad, de sus pertenencias y de su trabajo. Hablamos de 479 víctimas pero también de sus familias que sufrieron las consecuencias de la represión franquista”, ha señalado Espadas.

Para el alcalde, la entrega de estas actas, que serán incorporadas a los expedientes personales de estos trabajadores y trabajadoras municipales, supone que el Ayuntamiento como institución “rinde cuentas con el pasado atendiendo a la memoria de las víctimas no solo como colectivo, sino como personas con nombres y apellidos”. Por eso, ha defendido que “el Ayuntamiento va a seguir trabajando como hemos hecho por parte de este equipo de gobierno desde el primer día por la Memoria Histórica y con la convicción de que contribuimos a mejorar la sociedad sin revanchismo pero, sin duda, completando todo el camino, también el de las fosas”.

Asimismo, Espadas ha agradecido la labor de investigación que desde distintos servicios municipales con el apoyo de especialistas en Memoria Histórica se ha llevado a cabo para reunir y organizar toda la información posible. El objetivo final de esta tarea era el de solicitar al Ministerio de Justicia, como así se ha llevado a cabo, la expedición de la declaración de reparación y reconocimiento personal prevista en la Ley de Memoria Histórica para los empleados municipales sancionados y depurados por motivos políticos por la Comisión Gestora de esta institución.

Durante esta investigación, se han consultado las actas de las sesiones de la Comisión Gestora y del Ayuntamiento en Pleno entre 1936 y 193, así como 732 expedientes de la sección de personal. Entre los represaliados destacan miembros de la Policía Local y de los Bomberos, subalternos, limpiadores, peones, celadores, pintores, trabajadores de Beneficiencia y del Matadero. También fueron cesados oficiales, el secretario general o el interventor, entre otros, y entre los represaliados hay 46 mujeres que trabajaban como limpiadoras, ayas, matronas o lavanderas.