El Ayuntamiento prueba en Cerro-Amate, una nueva tecnología para semáforos que reduce el consumo eléctrico, regula su intensidad lumínica y permite que sigan operativos aunque se corte la luz

Se ha instalado en el cruce de las calles Beatriz de Ahumada y San Juan de la cruz, en el barriada de Santa Teresa, un grupo semafórico que atiende a las peticiones vecinales de mayor seguridad vial. La inversión alcanza los 39.000 euros para una iniciativa que permite combinar diversas innovaciones y, a partir de los resultados, calibrar la extensión al resto de la ciudad conforme se requiera renovación. El delegado Juan Carlos Cabrera explica a vecinos y vecinas que la regulación de la intensidad lumínica con focos LED baja el consumo eléctrico y reduce el deslumbramiento por la noche.

(16/6/2018) La Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores ha instalado esta semana, en coordinación con el Distrito Cerro-Amate, una nueva configuración de semáforos para el cruce entre las calles Beatriz de Ahumada y San Juan de la Cruz, ubicadas en la barriada de Santa Teresa, que no sólo atiende a las peticiones vecinales, sino que implica ensayar una nueva tecnología en estos elementos de regulación del tráfico en la ciudad. La inversión ha ascendido a 39.000 euros entre los grupos semafóricos (cuatro báculos y caja del sistema) y la obra civil.

Por un lado, se facilita el acceso a esta barriada protegiendo el paso de peatones de San Juan de la Cruz que hasta ahora carecía de semáforo y sólo estaba regulado con  señales verticales y horizontales, satisfaciendo así la demanda de vecinos y vecinas, que pedían poder cruzar las calles con más seguridad. Y por otro lado, se incorpora una serie de innovaciones, como las matrices o focos LED de 48 voltios –en lugar de los 220 habituales en el resto de intersecciones de toda la ciudad–, con mayor vida útil y seguridad eléctrica al trabajar con muy baja tensión y su consiguiente ahorro energético, la aplicación de la tecnología dimming a tales focos, es decir, permite la reducción a 24 voltios en horario nocturno, rebajando la luminosidad de los mismos y el deslumbramiento de conductores y peatones –en suma, cabe la posibilidad de adecuar las condiciones de luminosidad en función del tramo del día– y, por último, el uso de un sistema de alimentación interrumpida, que evita el apagado por cortes de luz en la red.

“Son tecnologías que refuerzan la seguridad vial en este cruce tanto para peatones como para conductores, al tiempo que bajan el gasto en consumo eléctrico, con el consiguiente beneficio para el medio ambiente. Se prueban aquí, en Cerro-Amate y, en función de los resultados obtenidos, iremos adoptando estos nuevos elementos semafóricos para ir sustituyendo los del resto de la ciudad, conforme agoten su vida útil, o en otras zonas que requieran regulación con semáforos o en nuevas calzadas o calles”, ha explicado el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.

El delegado ha asistido a la puesta en marcha del nuevo cruce semafórico junto con la directora general del Distrito Cerro-Amate, María Llamas, y el director general de Movilidad, José Lorenzo. Cabrera ha explicado el funcionamiento al presidente de la Asociación de Vecinos de Santa Teresa, Francisco Ledesma, y ha recordado otras de las actuaciones en materia de movilidad acometidas ya en el Distrito Cerro-Amate, como la primera fase de renovación de la señalización horizontal, con el pintado de las tres cuartas partes de la superficie de los barrios del mismo, y el establecimiento de zonas de visibilidad al peatón en pasos de peatones sin semáforos, medidas que contribuyen a la seguridad vial.   

 

Acciones de Documento