El Ayuntamiento realiza el primer inventario de la arboleda de Sevilla, con 2.477 ejemplares en grave estado, y prevé casi 9.200 plantaciones en los alcorques vacíos de toda la ciudad

Este diagnóstico contempla un especial seguimiento sobre más de 16.500 árboles, de los que 2.477 son los que están en peor situación y entrañan graves riesgos de seguridad. Sobre los ejemplares en peor estado se actuará siempre conforme dictaminen los técnicos y expertos y teniendo en cuenta que hay que hacerlo con urgencia. Se diseñará un plan de gestión de la arboleda y se arbitrará una Mesa Ciudadana y un Grupo de Expertos, abriéndose así a la participación y al consenso.

(1/10/2015) El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha presentado hoy el primer inventario que se elabora sobre el conjunto del arbolado y su estado en la ciudad de Sevilla, un diagnóstico confeccionado en menos de dos meses y que sirve de base para un plan de gestión cuya primera e inmediata decisión consiste en actuar sobre los ejemplares que presentan grave riesgo para las personas, mientras que a medio y largo plazo contempla la reposición de los alcorques vacíos, así como nuevas plantaciones de sombra.

Sobre los 178.000 ejemplares de los parques, jardines y calles, se ha procedido a la revisión específica de 31.113, que coinciden con las especies (once) más afectadas por los problemas de conservación. De ellos, 16.545 han sido catalogados como en el nivel 3 (defectuosos, con ramas o copa para eliminar mediante poda) y 2.477 se han incluido en el nivel 4, donde los riesgos son muy elevados y, por tanto, hay que actuar con urgencia. En los enclavados en el nivel 1 no se interviene y en el 2 sólo se requieren observaciones periódicas.

Antonio Muñoz y Adolfo Fernández, director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, no han restado preocupación alguna ante las cifras aportadas por el inventario, al arrojar la existencia de 2.477 árboles que están en grave o muy grave estado morfológico y/o estructural e implican, pues, un riesgo elevado para la ciudadanía (caída de ramas y del árbol en sí). Sobre este número, se adoptará una decisión final cuando así lo indiquen los técnicos y contando, además, con las consideraciones de la ciudadanía.

El delegado ha dejado claro que la existencia de tal cifra de árboles en estado grave no implica que haya que eliminarlos, y que todo el plan de gestión del arbolado será sometido a una Mesa Ciudadana y un Grupo de Expertos, que serán constituidos en breve plazo de tiempo. Ha lamentado, asimismo, que se haya llegado a tal extremo tras años sin haber una gestión correcta del arbolado en la ciudad. “Es una situación inesperada”, ha dicho.

Los ejemplares que sean apeados porque así lo determinen los técnicos irán siendo sustituidos por las especies que más se adecuen a los suelos y a la climatología de Sevilla, premisas que también guiarán las plantaciones en los 9.180 alcorques vacíos repartidos por toda la capital, que se acometerá de aquí a final de la legislatura. Y, además, se estudiará dónde aumentar el arbolado de sombra tanto en el Centro Histórico como en los barrios, ha agregado el delegado.

El citado plan de gestión incluirá un sistema de información geográfica de arbolado de Sevilla como herramienta de seguimiento y control, haciendo obligatorio su uso en las actuaciones emprendidas en la ciudad. Cada ejemplar tendrá su propia ficha, y a partir de esta base de datos se abre un sinfín de posibilidades, entre ellas ubicar itinerarios para los alérgicos o zonas de sombras.

En cuanto el coste, Antonio Muñoz ha explicado que este inventario sobre 178.000 árboles de la ciudad se ha realizado con el personal y los medios propios de Parques y Jardines y de las seis compañías adjudicatarias de las labores de mantenimiento y conservación del arbolado de Sevilla, quienes, en sus ámbitos de competencia, van a asumir las actuaciones de urgencia.

Adolfo Fernández ha informado además de que se ha emprendido una actuación de choque en 1.447 palmeras datileras por el avance del picudo rojo y sobre las que no existía diagnóstico previo para intervenir preventivamente. De ellas 27 ya no tenían remedio y el resto se ha tratado para frenar el ataque del insecto.

Acciones de Documento