La Bienal de Flamenco se presenta en Madrid como buque insignia de la extensa y variada programación de la ciudad en un 2018 cargado de citas culturales de relevancia nacional e internacional

La cantaora Rocío Márquez y el violagambista Fahmi Alqhai han sido los embajadores de la presentación en el Teatro Valle- Inclán con el espectáculo “Diálogos de viejos y nuevos sones”, Giraldillo a la Innovación en 2016 y toda una declaración de intenciones para dar paso a la próxima edición.

(30/05/2018) El Teatro Valle-Inclán de Madrid acogió ayer la presentación de la XX edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla, que se celebrará del 6 al 30 de septiembre y que cumple 40 años este 2018. El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, destacó durante su intervención la amplia y variada oferta cultural que Sevilla ofrece no solo a sus ciudadanos y ciudadanas, sino a todos aquellos que se acercan a visitar la ciudad, gracias a que se ha convertido en el principal foco cultural del sur de España. Dentro de esta oferta, aseguró, la Bienal de Flamenco se erige como una de las grandes citas del calendario cultural, que atrae a numerosos visitantes durante el mes de septiembre y que consigue que Sevilla continúe siendo la capital mundial del flamenco.

“2018 está siendo el gran año de Sevilla desde el punto de vista cultural, pero también desde el turístico. Gracias en gran medida a esta ecléctica y completa agenda y a la celebración del Año Murillo, una efeméride que se está celebrando en la ciudad como no se recuerda desde la Expo’92. Grandes exposiciones, artes escénicas y publicaciones que quedarán para la historia jalonan una programación completa en torno al artista que ha atraído a numerosos visitantes a nuestra ciudad y que lo seguirá haciendo hasta final de año”, señaló Muñoz en el acto celebrado anoche, donde estuvo acompañado por el director de la Bienal, Antonio Zoido. En este sentido, añadió que “dentro este punto álgido que vive la cultura en Sevilla, el papel de la Bienal de Flamenco es fundamental. Se trata del buque insignia de nuestros festivales, que convierte a Sevilla en la capital mundial del flamenco y abre la puerta de nuestra ciudad y su vasto y rico patrimonio a muchos amantes de esta disciplina”.

La Bienal, además, es la encargada de abrir un Otoño Cultural en Sevilla que, como ha apuntado Antonio Muñoz, continuará con “la llegada del Festival de Cine Europeo de Sevilla, que cada año está tomando más peso internacional”, acogiendo además la Ceremonia de entrega de los Premios de la Academia del Cine Europeo el próximo 15 de diciembre, y otras citas señaladas como el festival de música independiente Monkey Week, el Mes de Danza o el Año Murillo, que celebrará en esa época el momento álgido de la efeméride del genial pintor sevillano.

Además, la Bienal se presenta como una combinación perfecta entre flamenco y patrimonio. A los espacios escénicos habituales (los grandes teatros) se han sumado otros nuevos de gran valor histórico, como es el caso de San Luis de los Franceses, que ya se incorporase en la edición anterior. Entre los novedosos este año se encuentran las casas palacio (no en vano, el pregón de la Bienal, que correrá a cargo de Felipe Benítez Reyes, tendrá como escenario el Palacios de las Dueñas). “Desde el Ayuntamiento, hemos realizado un importante esfuerzo para integrar a estos tesoros del patrimonio de la ciudad no solo a festivales como la Bienal, sino como elementos imprescindibles de los circuitos que recorren aquellos que nos visitan en un año además en el que Sevilla está en el punto de mira tras ser designada como capital a visitar en este 2018 por la prestigiosa revista de viajes Lonely Planet”, ha añadido.

Durante la Bienal, la ciudad de Sevilla vivirá una auténtica transformación para celebrar su XX edición: del 6 al 30 de septiembre la ciudad se llenará de flores y luz, además de del mejor flamenco. El día 6 de septiembre el mítico barrio y su puente amanecerán con adornos florales y luminosos para celebrar “Una fiesta en Triana”, jornada inaugural de la Bienal de Flamenco que llamará a la participación del público para que disfrute sin límites de ningún tipo de la coreografía creada por José Galán, que, tras su trabajo con algunos de los grandes creadores de nuestro tiempo, como Mario Maya, Salvador Távora, Aída Gómez, Javier Latorre, Sara Baras o Antonio Canales, decidió montar su compañía con el propósito de aportar algo nuevo al flamenco. La Compañía José Galán, que destaca por su trabajo pionero en crear espectáculos integradores, ha preparado una pieza para la que no existen barreras: sea cual sea la edad, procedencia o condición, se podrá participar de esta fiesta en Triana incluso estando a miles de Kilómetros.

Antonio Zoido ha destacado, junto a esta mirada especial a un barrio histórico como Triana, considerado cuna del cante, la expansión de la Bienal hacia nuevos territorios con la incorporación de nuevos espacios. Se suman así a los espacios tradicionales de la Bienal de Flamenco, como son Teatro Lope de Vega, Teatro de la Maestranza, Teatro Central, Teatro Alameda, Espacio Turina, el Real Alcázar, la Iglesia de San Luis de los Franceses y el Hotel Triana, la Plaza de Toros de la Real Maestranza, el Puerto de Sevilla y las Casas Palacio de la Sevilla del XVI, en una edición que se expande también hacia nuevos puntos como Factoría Cultural, espacio escénico ubicado en el Polígono Sur y lugar donde se vive el flamenco de manera natural. Precisamente en este espacio se desarrollará el ciclo “De la Mano de...”, una de las novedades de esta edición, que persigue el descubrimiento de nuevos artistas apadrinados por figuras de la talla del cantaor José Valencia, el guitarrista Gerardo Núñez o el bailaor Farruquito. Las noches de la Bienal son otro de los grandes atractivos de esta edición, con el Café Cantante que se instalará en el Teatro Alameda, ubicado también en un barrio, la Alameda de Hércules, de gran tradición flamenca, y especialmente en lo que se refiere a los Cafés Cantantes. Si Triana es la cuna del Cante, muchos consideran que la Alameda de Hércules fue “la universidad”.

El Premio Giraldillo a la Innovación para presentar la Bienal en Madrid

La cantaora Rocío Márquez y el violagambista Fahmi Alqhai han sido los encargados de poner voz y música a la presentación de la Bienal de Flamenco con toda una declaración de intenciones: su espectáculo “Diálogos de viejos y nuevos sones”, que se hizo con el Giraldillo a la innovación en la pasada edición de la Bienal de Flamenco, abre la puerta a una Bienal de contrates, abierta y participativa.

En “Diálogos de viejos y nuevos sones”, que se representó durante los días 11, 18 y 24 de septiembre de 2016 en la Iglesia de San Luis de los Franceses, las primitivas raíces flamencas se funden con las nuevas ramas, en un espectáculo que nos recuerda a los cantes llegados por la tradición oral y otros leídos en viejos manuscritos: cantes de ida y vuelta que conectan Andalucía al folklore americano.

La voz clara, llena de sensibilidad y matices de Rocío Márquez nos traslada a un viaje entre el clasicismo y la vanguardia. La etapa de madurez creativa e interpretativa en la que se encuentra la artista la ha llevado a actuar en los mejores escenarios del mundo, desde el Teatro Real al New York City Center. Por su parte, Fahmi Alqhai es un sevillano de raíces sirias y palestinas que es considerado a día de hoy como uno de los más importantes intérpretes de viola da gamba del mundo, siendo una figura renovadora en la interpretación de la Música Antigua. Al frente de su grupo, Accademia del Piacere, ha logrado importantes reconocimientos internacionales, consiguiendo en la Bienal 2012 el Giraldillo a la Mejor Música de la Bienal junto al cantaor Arcángel.

Una programación de contrastes

Reconocidas figuras del baile como Israel Galván, Farruquito, Rocío Molina, Eva Yerbabuena o María Pagés entre otros, presentarán sus nuevos espectáculos en esta XX Bienal de Flamenco. El Espacio Turina acercará al corazón de la ciudad un mágico ciclo con algunas de las grandes figuras del toque, como Paco Jarana, Alfredo Lagos, Pedro María Peña o Santiago Lara. Las voces desgarradoras de El Granaíno y Tomás de Perrate se mezclarán en el programa con la juventud de María Terremoto, reciente Giraldillo Revelación, o la solidez de la Tremendita. Los sones añejos de José Valencia o David Lagos dejarán paso a las voces renovadoras de Rosalía o Niño de Elche. De Lole Montoya a Dorantes, pasando por Olga Pericet, Andrés Marín, Tomatito, el Ballet Flamenco de Andalucía, La Moneta o Isabel Bayón, todas las generaciones, estilos y disciplinas se darán cita en Sevilla del 6 al 30 de septiembre.

Son sólo algunos de los muchos nombres que convertirán a la XX Bienal en la Bienal de los contrastes. Es la Bienal que se adentrará en la Iglesia de San Luis de los Franceses, tras estrenarla después de su restauración en la edición pasada, es la Bienal de la noche que caerá sobre el Hotel Triana y la Bienal que será testigo del nuevo aspecto del Teatro Alameda convertido en Café Cantante. Tal como puntualiza el director, Antonio Zoido, “el Café Alameda toma su nombre y esencia de los antiguos cafés cantantes, que fueron el lugar donde el flamenco de familia se convirtió en espectáculo. No obstante, no vamos a reproducir los cantes de aquella época, sino que estarán adaptados a los nuevos estilos actuales”. Este nuevo emplazamiento permitirá una interacción permanente entre el público y los artistas a través de figuras conocidas, de otras disciplinas, que actuarán como hilo conductor.

Para el director de la Bienal, “el flamenco, como todas las artes, y especialmente al ser un arte oral, sigue necesitando usar este método para que pase de una generación a otra, al margen de las escuelas y los conservatorios”. Así mismo, y dentro del objetivo de llevar la Bienal hasta sus raíces, hasta los barrios en los que el flamenco es entendido como un estilo de vida, se incorpora Factoría Cultural del Polígono Sur como lugar escénico. El recientemente inaugurado espacio cultural albergará espectáculos con un nuevo formato titulados ‘De la mano de’. Cada sábado por la mañana, un artista consagrado del flamenco invitará a un artista novel, con el que compartirá vivencias y escenario. Serán tres sábados dedicados al cante, al toque y al baile.

El anuncio literario de la Bienal

La Bienal recupera un acto histórico e importante en su programación como ya hizo en la edición pasada: la celebración de su pregón. El escritor gaditano Felipe Benítez Reyes será el encargado de exaltar a la Bienal en el Palacio de las Dueñas el 5 de septiembre y es que, en esta edición, las Casas Palacios de Sevilla, máximo exponente de Arquitectura Civil de la ciudad en el s.XVI, se suman a esta edición como espacios singulares dedicados al flamenco.

El de este año será el cuarto pregón de la Bienal. En la primera edición, en 1980, el poeta y ensayista Luis Rosales fue el encargado de pregonar el flamenco en Sevilla. El segundo fue hace catorce años, durante la XIII Bienal (2004), y estuvo a cargo de José Luis Ortiz Nuevo en las Reales Atarazanas. El tercero tuvo lugar en el claustro del Espacio Santa Clara a cargo de Antonio Hernández.

Felipe Benítez Reyes cuenta con numerosas novelas traducidas a diferentes idiomas, entre las que destacan: “La propiedad del paraíso”, “El pensamiento de los monstruos”, “Mercado de espejismos” (con la que obtuvo el Premio Nadal), “El azar y viceversa” y la reciente reedición de “El novio del mundo”. El escritor gaditano también se sumerge en la poesía, tal y como refleja su recopilación en el volumen “Libros de poemas”. Así mismo, entre sus ensayos destacan “Bazar de ingenios” y “Gente del siglo”. De igual modo, sus relatos se encuentran reunidos en “Oficios estelares”. Sus años de experiencia, además, le han permitido traducir a autores como T.S. Eliot, Francis Scott Fitzgerald o Vlaldimir Nabokov.

Benítez Reyes ha recibido el Premio Nacional de Poesía, el Premio Ateneo de Sevilla de Novela, el Premio de la Crítica y el Premio Fundación Loewe de Poesía. Flamenco sobre la “Arena” de la Real Maestranza para inaugurar la Bienal Resulta complicado catalogar el estilo y la impronta del bailaor Israel Galván, que una vez más volverá sin duda a impresionar a los asistentes al ruedo sevillano. Aunque este espectáculo ya pudo verse en la Bienal de 2004, “Arena” se presentará el 7 de septiembre como una nueva interpretación en 360 grados, un ‘espectáculo tauromáquico’ en el que los movimientos del artista no quedarán reducidos a un escenario a la italiana, sino que se moverá con plena libertad por todo el ruedo, consiguiendo así una multitud de puntos de vista sobre la misma representación, casi tantos como espectadores en esta inauguración.

“Arena” muestra la vinculación del flamenco y la tauromaquia, actuando Israel Galván como nexo de unión entre lo pasional del flamenco y lo natural de lo animal. El espectáculo gana en tiempo, calidad sonora y puesta en escena, pero no pierde esa esencia que lleva años avalando a Galván como una de las grandes figuras de la danza contemporánea.

El piano de Dorantes despedirá la XX Bienal de Flamenco en el Puerto de Sevilla como antesala al V Centenario de la Vuelta al Mundo

La apuesta por la cultura de Sevilla no entiende de límites. A la XX Bienal le seguirá durante los próximos cuatro años la celebración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, con la que se conmemorará el comienzo de la expedición que Magallanes y Elcano emprendieron desde el Puerto de Sevilla en 1519.

Precisamente, inspirado en esa primera vuelta al mundo que marcó un antes y un después en la comunicación y en las relaciones mundiales de cara al inicio de la globalización, Dorantes ha compuesto “La roda del viento”, encargo singular de la Bienal de Flamenco para la ciudad de Sevilla. El pianista se embarca en un nuevo espectáculo flamenco que conectará al público con los periplos de esta aventura, para sentir lo que vivieron quienes consiguieron unir las tierras y abrir las puertas hacia una nueva era.

Tras más de veinte años de trayectoria profesional, Dorantes puede presumir de elaborar una música cargada de inteligencia, de flamenco con evocaciones jazzísticas. La expresividad y la emoción que lo caracterizan se hicieron patentes una vez más durante la Bienal de 2016, cuando estrenó “Gitanos del Mediterráneo” junto a los virtuosos gitanos turcos del Taksim Trio.

Acciones de Documento