La tasa de sobrepeso y obesidad infantil en Sevilla desciende siete puntos respecto a 2010 según un estudio del Ayuntamiento que la sitúa en el 32% de los alumnos de Educación Primaria

El Servicio de Salud de la Delegación de Bienestar Social y Empleo presenta el estudio ‘Sobrepeso y Obesidad en Escolares de Educacion Primaria de Sevilla’ dirigido a una población de 45.000 escolares que indica una tendencia a la baja de este grave problema de salud pública que, sin embargo, sigue presentando una elevada incidencia con un 23,9% de los alumnos que presentan sobrepeso y 8,4% obesidad. El delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, ha destacado la importancia de este estudio para “seguir trabajando en los programas de alimentación saludable y en las acciones preventivas que, en coordinación con los centros escolares y con las familias, el Ayuntamiento de Sevilla viene llevando a cabo desde hace 25 años”.

(18/12/2017) El Ayuntamiento de Sevilla ha presentado hoy el estudio ‘Sobrepeso y Obesidad en Escolares de Educacion Primaria de Sevilla’, realizado por el Servicio de Salud dependiente de la Delegación de Bienestar Social y Empleo. Entre las conclusiones de este estudio destaca la tendencia a la baja que presenta la tasa de sobrepeso y obesidad infantil en Sevilla, que se sitúa en el 32% de la población de alumnos de Primaria lo que supone un descenso de siete puntos respecto a 2010.
El delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, junto a la directora general de Bienestar Social, Emilia Barroso, y las autoras de este estudio realizado de forma íntegra por el Servicio de Salud municipal, ha presentado los resultados de la investigación que se ha llevado a cabo sobre una población conformada por más de 45.000 alumnos y alumnas de primero a sexto curso de Educación Primaria.

Así, Flores ha explicado que, a pesar de que la tasa sigue siendo elevada –uno de cada tres alumnos de Primaria presenta sobrepeso u obesidad–, “el estudio confirma una tendencia a la baja que nos lleva a congratularnos por las acciones preventivas que este Ayuntamiento viene desarrollando desde hace 25 años para paliar este grave problema de salud pública y a seguir apostando por trabajar en los programas de alimentación saludable y en las acciones preventivas que, en coordinación con los centros escolares, con la comunidad educativa y con las familias, se vienen llevando a cabo”. “Evitar niños obesos es evitar adultos obesos y, por tanto, evitar un impacto negativo en la salud de los sevillanos y sevillanas que puede conducir a una muerte más temprana y a padecer enfermedades añadidas que condicionan una peor calidad de vida”, ha señalado el delegado.

El estudio llevado a cabo por el Ayuntamiento de Sevilla, que ha tenido en cuenta los resultados de la medición del peso y de la talla de los alumnos y las alumnas participantes, muestra que la evolución del exceso ponderal (sobrepeso + obesidad) ha disminuido en 6,9 puntos respecto a 2010, pasando de un 39,2% a un 32,3% en 2016.

Los datos de sobrepeso y obesidad también muestran esta tendencia a la baja, con una disminución de 1,9 y 5 puntos, respectivamente. De esta forma, la tasa de sobrepeso ha pasado de un 25,8% en 2010 a un 23,9% en 2016, mientras que en el caso de la obesidad, el estudio arroja una tasa del 8,4% en 2016 frente al 13,4% registrado en 2010.

Asimismo, el estudio concluye que la tasa de exceso ponderal (sobrepeso más obesidad) es similar en ambos sexos, aunque se da mayor tasa de sobrepeso en el caso de los niños y de obesidad en las niñas. Por edades, existe más obesidad en el grupo de 6 a 9 años que en el de 10-12 años. A esto se suma que la población infantil de Primaria matriculada en centros de zonas con menor nivel socioeconómico presenta mayor prevalencia de obesidad y sobrepeso.
Además, gracias a la elaboración de este estudio se ha aprovechado para informar a los padres y madres de los alumnos participantes de los resultados de la medición de la talla y peso de sus hijos y se les ha ofrecido consejo al respecto así como recomendación de control por parte de su pediatra.

El delegado de Bienestar Social y Empleo ha destacado que este estudio “nos va a permitir disponer de datos para seguir reforzando y mejorando las acciones que llevamos a cabo en un marco clave como es la prevención de la obesidad infantil”. Dentro de estas acciones destacan acciones como el Programa de Alimentación Saludable en el que, solo teniendo en cuenta los datos desde 2010 a 2016 –ya que se trata de programas que llevan más de 25 años en marcha– y en términos absolutos, han participado 47.843 alumnos; los Desayunos Saludables, con un total de 43.123 repartidos entre 2010 y 2016; o el seguimiento de los menús en comedores escolares, un programa en el que han participado más de 180.000 comensales desde 2010 hasta 2016.

Descarga el informe aquí.

Acciones de Documento