Proyecto para la Nave Singer

Dentro de la estrategia de reactivación económica de la ciudad, se ha aprobado en Junta de Gobierno la cesión de la Nave Singer para un proyecto de emprendimiento, coworking y escuela de videojuegos.

Las áreas de Juventud, Economia y Patrimonio han impulsado este proyecto de innovación en la Nave Singer, dentro de la estrategia de reactivación económica de la ciudad tras la crisis provocada por la crisis sanitaria del COVID-19.

El proyecto, presentado por la empresa malagueña Evad Formación y que tiene como objetivo la creación de una escuela de formación y centro de emprendimiento, se ha puesto en conocimiento en Junta de Gobierno donde se ha aprobado la cesión de este espacio patrimonial para convertirlo en un espacio de innovación y formación vinculado a la industria de los videojuegos.

A continuación, se procederá a sacar a licitación el proyecto, fijar un canon y determinar las obras que deberá realizar el concesionario antes de proceder a la adjudicación.

Nave Singer (2).jpg

La Fábrica del Videojuego

  • Proyecto de economía social para la 'Nave Singer', en calle Lumbreras, 25
  • Objetivos
    • Ofrecer formación especializada de calidad
    • Formar a los futuros profesionales de la industria
    • Ofrecer un espacio único para los emprendedores
    • Incubar proyectos novedosos
    • Facilitar la inserción laboral
    • Visibilizar a creadores locales
    • Ofrecer asesoramiento y mentorización de proyectos
    • Facilitar el acceso a los mercados de productos locales
    • Fomentar la creación de tejido empresarial del sector en Sevilla

La Nave Singer

Este espacio patrimonial es de estilo modernista de principios del siglo XX (1912-13). Es un edificio singular de tipología industrial, cuya fachada, estructura y el tipo de cubierta se encuentran protegidos.

Historia

El Almacén Singer de M. Balbontín en la calle Lumbreras, 25 terminó de construirse hacia 1913 y se debe al arquitecto José Espiau y Muñoz. El conjunto estaba formado por una nave-taller de reparación y montaje de máquinas de coser. Se encuentra en una zona cerca a las más impotantes fundiciones de Sevilla y en un espacio urbano sujeto a numerosas transformaciones, debido a la reordenación de antiguos terrenos religiosos. Esta nave-almacén se surtía de los productos salidos de la fundición de hierro que su dueño M. Balbontín poseía en el número 23 de la cercana calle Goles, donde se fundían los pies de las máquinas de coser Singer.

El espacio

  • La parcela es de forma irregular, pero en la zona que linda con la calle Lumbreras consigue un espacio rectangular que fue aprovechado para la instalación de la nave principal de montaje.
  • La cubierta con una techumbre a dos aguas y teja curva sostenida sobre cerchas metálicas con tirantes articulados con pendolones oblicuos. Esta cubierta descansa sobre el muro de cierre de la fachada y, al interior, sobre seis pilares de ladrillo de sección cruciforme revestido de cemento. El espacio interior de esta nave aparecía dividido por una cancela de celosía de hierro fundido, salida de los hornos.
  • La fachada es, quizá, el elemento más interesante por la composición racionalista conseguida por Espiau, a base de vanos rectangulares en altura a modo de lucernario interrumpido y ventanas a la altura de las puertas de entrada. Posee unos hermosos rótulos cerámicos de grafía modernista, cuyos originales han desaparecido.

imagen parcela singer