Fosas Cementerio San Fernando de Sevilla

La Fosa Común es una sepultura más de las utilizadas en el Cementerio hispalense junto a las de 1ª, 2ª, 3ª, y Comunes, hoy en desuso. Inicialmente las fosas, junto con Osarios, se situaron al final del recinto en el extremo sureste, costado derecho, próximas a las tapias lateral y de cierre, excavándose nueve fosa, seis antiguas y tres modernas, en paralelo desde el fondo al interior del recinto y trasversales a la avenida central, Caridad, hasta la Rotonda de la Piedad. Actualmente este espacio lo conforma una plataforma sobre elevada con varias calles de sepulturas de suelo y un espacio ajardinado en cuyo centro se sitúa una rotonda presidida por una cruz de granito. Una vez colmatada estas fosas ante la falta de espacio se abrieron dos en el costado contrario, Antigua 1925, Monumento 1936, y años después en el lateral derecho de nuevo otras dos –una reutilizada-, Antigua 1940, Rotonda de los Fusilados 1942. Con la ampliación del Cementerio a partir de 1945 se habilitaron dos fosas en los nuevos terrenos, 1ª de la Ampliación 1952, 2ª de la Ampliación 1955. Tanto en el Cementerio de Disidentes como en el Judío se proyectaron inicialmente dos fosas, Pozas, y una vez colmatadas éstas, otras, una en cada recinto. Las nuevas fosas se iban excavando conforme se llenaba la que estuviera en uso, enterrándose 28994 cuerpos, de los que más de 4500 pertenecen a personas represaliadas, entre 1936 y 1958, años consultados en el Archivo Municipal. El 1 de enero de 1853, día de la inauguración del Cementerio los primeros enterrados fueron un matrimonio vecinos de Santa María la Blanca, muertos el mismo día, y el último cuerpo depositado en la 2ª Fosa de la Ampliación, 25 mayo de 1976, el de un hombre fallecido en el Hospital de San Lázaro.

00. Mapa Fosas comunes.jpg

Pico Reja

Abierta en 1925, esta Fosa estaba en uso el 18 de julio de 1936 y donde se empezaron a depositar las primeras víctimas de la represión y de los combates en el centro de la ciudad. El 6 de agosto el administrador del Cementerio informó que estaba a punto de llenarse, suponiendo que se colmataría a finales de ese mes. Durante ese periodo se depositaron 1.103 cadáveres de fallecidos por distintas causas de los que unos 936 serían víctimas de la sublevación y 31 miembros de las fuerzas golpistas. Entre las víctimas se encuentran diversas personalidades de representación política a nivel local, provincial y nacional, así como dirigentes sindicales, personas destacadas de la ciudad como Blas Infante o médicos, militares leales caso del capitán Ignacio Alonso y guardias de asalto. Así como parte de la Columna Minera de Huelva. Está situada en el costado izquierdo del recinto, próxima a la tapia izquierda y al muro que lo cerraba antes de su ampliación. Por la intervención arqueóloga se ha podido fijar sus dimensiones en 675 m2 con una profundidad de 4 m, lo que ha permitido corregir medidas y planos documentados.

Monumento

Es la Fosa más conocida, sobre la que se construyó un monumento a petición de la Asociación de ex Presos y Represaliados Políticos del Franquismo, inaugurado el 2003, sobre su zona enlosada se colocaron una columna y la Cruz del Lolo.

Se excavó con premura en un paseo entre los Grupos de sepulturas de pared lindante con la fosa del Pico Reja y de suelo en dirección al paseo central, Caridad.

Se empezaría a utilizar a primeros de septiembre de 1936 hasta finales de enero de 1940, al llegar la autorización para usarla el día 4 de ese mes y año. En ese tiempo se enterraron no menos de 7.440 cuerpos de muertos por distintas causas, de los que unos 2613 serían víctimas de la represión, junto a personas de pro se encuentran cargos políticos y representativos de la ciudad y la provincia, personal funcionario caso de Francisco Portales, los ocho condenados acusados de un complot contra Queipo de Llano o Carmen Díaz, hermana del secretario general del PC.

Por la intervención arqueológica se ha podido fijar sus dimensiones en 83,86m por 12,88 m y una profundidad estimada de 4 metros.

fosa monumento.jpg

Antigua

La construcción de esta nueva fosa estuvo condicionada por el debate sobre una ubicación adecuada ante la falta de espacio en esa zona izquierda o reutilizar una fosa en desuso más de quince años en la zona del lateral derecho dedicada a fosas y osarios. La decisión se decantará por la limpieza y reutilización de una de las fosas denominadas modernas, construida en la zona primitiva del recinto, siendo con toda probabilidad la fosa nº 5. Tras la intervención arqueológica realizada el pasado mes de octubre de 2018, se ha podido fijar sus dimensiones en 86,25m por 9,15 m y una profundidad estimada de 4 metros.  Se usaría desde febrero de 1940 hasta final de junio de 1942, depositándose no menos de 5.597 cuerpos, de los que 508 pertenecerían a represaliados. Resulta significativo el elevado número de cadáveres procedentes de la cárcel o personas fallecidas en hospitales tras ser trasladadas desde prisiones debido a su estado de salud, contabilizándose 378 personas muertas en distintas prisiones de la ciudad y alrededores. 

fosa antigua.jpg

Rotonda de los Fusilados

El 4 de marzo de 1942 el administrador comunicó al alcalde que la Fosa General estaba agotada, necesitando autorización para abrir otra nueva donde depositar los restos exhumados de los nichos de la tapia trasera. La fosa también se encuentra en la zona anterior, próxima a la Rotonda y por ello conocida con este nombre, a continuación en la misma linde. Sus dimensiones son 30 metros de longitud por 10 de ancho y 3 de profundidad, realizando la excavación la empresa de construcciones de Andrés Ruiz Giménez, mediante gestión directa dada la urgencia del proyecto. La obra se realizó entre el mes de mayo y el 22 de junio, por lo que se empezaría a utilizar a primeros de julio de 1942, como fecha de referencia, hasta febrero de 1952. Durante ese periodo se depositarían no menos de 10.841 cuerpos, de los que 86 pertenecerían a represaliados, 39 fallecidos en la Prisión Provincial por distintas patologías, y 41 ejecutados por sentencias de Consejos de Guerra, siendo el hambre de los años cuarenta que asoló la ciudad la causa de muerte en la mayoría de las personas inhumadas.

1ª y 2ª de la ampliación

El 24 de enero de 1952 el administrador del Cementerio comunicó que la fosa estaba a punto de agotarse, aconsejando el técnico municipal excavar otra en los terrenos ampliados del recinto, concretamente en la zona sureste del mismo, costado izquierdo, con unas dimensiones de 25 por 40 metros en superficie y 3 metros de profundidad.  Especular sobre su uso a principios del mes de marzo hasta el 12 de mayo de 1955.

Durante ese tiempo se depositaron 2.153 cuerpos registrados en los Libros de Partidas; excepto los de tres guerrilleros procesados en Consejo de Guerra por la Causa 260/51. Los segunda fosa se remonta a una petición el 13 de julio de 1954 y la consiguiente extracción de 1.000 m3 de tierra, la obra la realizaría la empresa de Manuel Herrera, dilatándose su construcción hasta el 13 de mayo, cuando tras ser bendecida se depositó el primer cadáver de un niño.

Desde el 14 de mayo de 1955 hasta finales de diciembre de 1958 se depositaron 1.860 cadáveres sin que conste el de algún represaliado. Esta fosa fue excavada para construir un edificio durante el año 2010.

Disidentes y Judíos

Fosas ubicadas en el costado derecho de la necrópolis, inicialmente con entrada independiente a la calle, ambos cementerios estuvieron unidos, hasta un acuerdo del Ayuntamiento, 6 de abril de 1900, se le cedió a la Comunidad Judía una parcela de 60 a 70 m., al final del recinto permaneciendo sin distención hasta 1950 que se levantó una tapia. No constan datos oficiales sobre personas represaliadas enterradas en su fosa En la zona de Disidentes se enterraron de distintas confesiones religiosas, no católicos y agnósticos, aumentado los suicidas, según las nuevas directrices eclesiásticas. Para el periodo 1936-1942 los datos recogen 104 cadáveres, -de los que 89 se enterraron en la fosa, 18 de ellos Desconocidos; otros datos del Archivo Municipal aportan 5 inhumaciones en la Fosa el año 1956 y 10 en 1957. Desde 1936 hasta 1953 en su Fosa se depositaron: 5 fallecidos en la Prisión Provincial y 1 en la Prisión Habilitada de Heliópolis, 3 militantes comunistas el año 1949, 4 antifranquistas muertos tras un enfrentamiento con la Guardia Civil en 1952, y varias personas activistas y guerrilleras fusiladas durante los años cincuenta.

PROTOCOLO ACTUACIÓN PARA RECOGIDA DE MUESTRA DE ADN

FICHA DE IDENTIFICACIÓN DE DATOS PERSONALES